Cala celebra el gol decisivo en Soria con su entrenador.
Cala celebra el gol decisivo en Soria con su entrenador.
Cádiz CF

La pizarra del Numancia 1-2 Cádiz CF

Los amarillos tiran de calidad y fe para sobreponerse a todo en un partido que puede marcar una tendencia
Por  16:18 h.

Fe, coraje y calidad

Un partido en el que pasó absolutamente de todo. Momentos buenos y excelsos del Cádiz, fallos amarillos en forma de tiro en el pie, aprietos del rival, lesiones, una expulsión y un gol de infarto en la recta final. Partido ‘made in Cádiz CF’, pero que sabe a gloria.

La primera media hora cadista es uno de los arranques mejores del Cádiz de Cervera en lo que va de temporada. El técnico movió el árbol y cambió piezas en un once más ofensivo pero sin perder la esencia. El equipo que acabó el choque dista mucho del habitual del entrenador, como él mismo reconoce, pero viendo el objetivo al que aspira este Cádiz CF, toca arriesgar y ponerlo todo en el campo.

1. Cosas nuevas para ganar

Cervera hacía un análisis profundo tras el empate ante el Rayo Vallecano. Su equipo necesitaba cambiar cosas de cara a mejorar y sobre todo ganar. “Con esto no nos vale”, decía Cervera. De ahí que el técnico decidiera darle la titularidad a Pombo y Bodiger. El primero, más vertical que Perea, el segundo menos defensivo que Edu Ramos. Espino volvía al once y la otra gran sorpresa fue la titularidad de un David Gil que sigue demostrando que hay relevo para Cifuentes.

Los primeros minutos confirmaron el once cadista y los cambios. El Cádiz CF se comía al Numancia y rozaba el gol hasta que llegó el tanto de José Mari. Un 0-1 que por momentos parecía que se quedaba corto ante la capacidad amarilla.

2. El penalti genera dudas

Con el paso de los minutos el Numancia se recomponía. Los de Carrión se iban metiendo en el partido hasta que un fallo de Cala suponía un claro penalti que daba el empate a los rojillos. A partir de ahí el Cádiz CF se vino algo abajo y lo empezó a pasar mal.

Tras el descanso, el partido parecía más del lado local que visitante. Cervera volvió a tirar de manual de entrenador y cambió de nuevo el choque con tres cambios, uno obligado por la lesión de David Gil. Las entradas de Lozano, Perea y Jurado dieron otro aire al equipo que se recompuso por momentos y generaba ocasiones como la de Perea al palo.

3. Locura final, gana la calidad

Y en la recta final de todo y para todos. La expulsión de Perea, más que justa, parecía que el Cádiz se debía conformar con el empate. Sin embargo, nunca hay que dar por muerto a un equipo con mucha casta, coraje y sobre todo calidad. Un balón maravilloso de Alex lo encontró Cala que con un testarazo ponía un 1-2 importante en el marcador. Un gol que no es casualidad y que demuestra mucho de lo bueno que tiene este equipo.

En el debe final, las ocasiones que concedió un Cádiz que “no defiende como antes”, tal y como apuntaba Cervera. El Numancia rozó el empate pero la calidad era amarilla. Las acciones de Alejo, acertadas parando el partido, junto con un Alex en su mejor versión, ayudaron a conseguir una victoria clave.