Javi Navarro centra un balón en Fuenlabrada
Javi Navarro centra un balón en Fuenlabrada
Cádiz CF

La pizarra del Fuenlabrada 1-0 Cádiz CF

La temprana expulsión cadista marca un encuentro que parece controlado a pesar del gol local
Por  12:17 h.

Todo en contra

El escenario, el arbitraje, el estilo del rival, el día… Todo se puso en contra de un Cádiz CF que remó contra corriente desde que en el minuto 26 se quedó con uno menos por la rigurosa expulsión de un Rhyner que tiene un mal de ojo encima desde que ha vuelto a ser titular. El fallo en el gol ante el Lugo y la doble amarilla en Fuenlabrada son el colmo para un jugador que no está teniendo demasiada suerte.

Y todo en un partido en el que lo más justo habría sido un empate viendo que en la segunda parte el Cádiz CF se defendió bien de las escasas llegadas de un Fuenlabrada más temeroso de las contras amarillas que otra cosa. Las bajas volvieron a condicionar un once cadista que sufrió jugando con diez más de una hora en un choque que no pasará a la historia ni del bien, ni del mal amarillo.

1. Javi Navarro y Caye al rescate

Hasta siete bajas contabilizaba Cervera para el choque en el Fernando Torres. Ausencias que condicionaban no solo el once sino también un banquillo cadista con menos opciones, lógicamente, que en otros partidos. Con la última ausencia de Nano Mesa, Cervera colocaba en esa posición a un Caye Quintana que trabajó lo indecible para ayudar en defensa.

En la izquierda, el canterano Javi Navarro volvía a ser titular tras su brillante actuación ante el Lugo. Eran las dos principales novedades de un equipo que tuvo controlado el 90% del partido, a pesar de estar con uno menos desde el minuto 26. Si es cierto, que faltó profundidad, sobre todo en la banda de Navarro, pero no es menos cierto que con diez sobre el campo el análisis del encuentro quedó muy marcado por dicha expulsión.

2. Control y paciencia

Con diez jugadores sobre el verde, el Cádiz CF se defendía bien sin sufrir demasiado más allá de algunas llegadas locales. Incluso tras la expulsión los de Cervera se reponían y cercaban la portería del cuadro madrileño con los mejores minutos en ataque de todo el partido. El descanso daba un respiro al conjunto gaditano que sabía tener el control del encuentro y la paciencia necesaria para esperar alguna buena jugada ofensiva ante un Fuenlabrada incapaz de hacer daño.

El encuentro transcurría sin pena ni gloria para los dos equipos, con la sensación de que el partido podía deparar algo bueno para los amarillos si el equipo de Mere no lograba inquietar de verdad la portería de Cifuentes.

3. Gol y nueve jugadores que no hacer perder la cara 

Quezada debutaba con unos minutos bastantes discretos sobre el terreno de juego, al igual que un David Querol que reaparecía tras mucho tiempo ausente. Sin embargo, y con poco tiempo por delante y con nueve tras la lesión de José Mari, Alberto Perea se convertía en la única esperanza amarilla con varias jugadas de calidad que desbordaban la zaga local.

En las botas del manchego pudo llegar un tanto del empate que el Cádiz CF rozó, ya que ni con nueve el conjunto cadista le perdió la cara al partido. Al final una derrota que no debe, ni mucho menos, hacer saltar las alarmas de un equipo que sigue creyendo en lo que hace.