Cala ve como Dani Giménez despeja un balón.
Cala ve como Dani Giménez despeja un balón.
Cádiz CF

La pizarra del Deportivo 1-0 Cádiz CF

Un Cádiz CF totalmente plano es incapaz de poner en aprietos a un rival que gana con una ocasión
Por  16:14 h.

Desaparecidos en confianza

La confianza de un líder sólido, el saber qué hacer en cada momento y en cada jugada de un partido. Los ánimos, la fuerza e incluso la calidad. En un abrir y cerrar de ojos parece que todo ha desaparecido en el Cádiz CF. Un equipo diametralmente opuesto al de hace un mes que se impuso con autoridad en el Carlos Tartiere de Oviedo. ¿Todo ha cambiado?

Las sensaciones en forma de resultados así lo dicen, pero lo más llamativo del equipo es una falta de confianza que se nota sobre todo a la hora de atacar. Un equipo nulo arriba y al que le hacen daño con una sola ocasión.  Los cambios en ataque no terminaron de perfilar a un Cádiz que apenas generó peligro en el área del Deportivo de La Coruña. Los problemas aumentan en un equipo que necesita una victoria como el comer de cara a recuperar sensaciones, olvidando la situación en la clasificación.

1. Nano desbanca a Alejo

La sorpresa en el once titular del Cádiz CF vino de la mano de la titularidad de Nano Mesa por Iván Alejo. Cervera apostaba por el delantero en canario en detrimento de un Iván Alejo que no termina de ofrecer su mejor versión. La velocidad del ariete era una posibilidad, sin ser realmente el tipo de extremo que requiere el Cádiz CF de Cervera.

Con Lozano en punta y Alex por detrás, la primera parte dejaba momentos en los que había intercambios de posiciones. De hecho en la segunda mitad Nano Mesa acabaría en punta de ataque.

Más allá de todo eso, no pasaba absolutamente nada en la primera parte. Pocas ocasiones de gol y más posesión amarilla ante un Deportivo preocupado de no encajar ante su situación en la clasificación.

2. Sin cambio de guión hasta el gol

Tras el descanso el partido no variaba en exceso. La posición era alterna y los dos equipos sabían que no podían conceder al rival ni una sola oportunidad. El Cádiz CF intentaba abrir el partido por las bandas sin demasiado éxito. Cervera quitaba a Lozano para meter a Pombo en el campo, lo que dejaba a Nano Mesa arriba y la escuadra cadista perdía potencia en el juego aéreo. Alejo entraba por un Garrido con tarjeta en un Cádiz CF que apenas creaba peligro, por no decir ninguno.

Todo cambiaba con el gol de Sabin Merino. La jugada del Deportivo cambiaba el guión y los de Cervera tenían que echarse hacia delante. Bodiger reforzaba el centro del campo entrando por Edu Ramos, aunque tampoco varió el juego cadista.

3. Quiero y no puedo

La recta final del partido fue un quiero y no puedo del Cádiz CF. Los amarillos metían al rival en su área pero no le creaban ocasiones de peligro, de hecho el portero local no tuvo ni que esforzarse. Era todo un intento más por corazón que por cabeza. Centros sin rematadores de Alejo, Pombo perdido por el campo, Perea haciendo la guerra por su cuenta… Un Cádiz CF totalmente plano en ataque, sin ideas, sin frescura y sobre todo sin confianza.

Nulidad total de un equipo que debe reencontrarse con su mejor versión y para ello es necesario volver a las cosas buenas que este equipo hacía no hace mucho.