El Cádiz CF ha conseguido su segunda victoria en Liga.
El Cádiz CF ha conseguido su segunda victoria en Liga.
Cádiz CF

La pizarra del CD Mirandés 1-2 Cádiz CF

Cervera apuesta por un once titular casi idéntico a la primera jornada que se afianza con trabajo y goles
Por  12:52 h.

El cerverismo se afianza

Álvaro Cervera apostaba por un once prácticamente idéntico al que una semana ante se imponía en Carranza a la Ponferradia. Solo el debut de Juan Cala por el tocado Fali propició un cambio en un equipo titular que comienza a ganar galones a expensas de posibles fichajes.

Con un Alberto Perea que volvió a marcar y con la mejor versión de Salvi, el Cádiz CF volvió a enfrentarse a un equipo con diez jugadores. Paciencia, mover el balón y encontrar el desborde permitieron ganar un partido que se complicó al final. El cerverismo se afianza sabiendo sufrir y sumando en este arranque de Liga.

1. Once titular que se consolida

Alberto Perea volvío a ser titular en la banda izquierda dejando buenos minutos y otro gol que le permite reivindicarse una semana más para quedarse definitivamente temporada. Con el manchego en la banda, Alex volvía  ser mediapunta aunque por momentos jugaba prácticamente al lado de Caye Quintana.

Cervera siga apostando por un doble pivote formado por Garrido y Bodiger que dan consistencia al equipo. A expensas de un posible fichaje en la izquierda más parecido a Salvi, y alguien que pueda pelear la titularidad con Caye Quintana, el entrenador apuesta por un once que sabe que le pueda dar lo que él busca.

2. Cambio de guión, otra vez

La temprana expulsión de un jugador rival cambió totalmente el guión del partido para un Cádiz CF que no está acostumbrado a atacar equipos cerrados y tener que mover la pelota. Aspecto que el conjunto de Cervera debe mejorar pues siempre no se va a enfrentar a equipos que quieran el balón y sean alegres. El Mirandés con diez jugadores tuvo que encerrarse y renunciar el balón y se volvió a ver que una temporada más el Cádiz CF se atasca en ese tipo de situaciones.

El desborde de Salvi por banda que acabó en gol abrió un partido que se encarriló con el cerverismo más clásico: solidez y velocidad por banda.

3. El rival se crece gracias al Cádiz

Solo el Cádiz podía hacer que un Mirandés totalmente muerto en el partido empatara el choque. Y lo hizo el equipo de Cervera sobando la pelota pero sin atacar y tener profundidad. Un paso atrás del conjunto amarillo que lo aprovechó el rival. Solo el penalti sobre Nano Mesa finiquitó el encuentro para un conjunto gaditano que acabó con Nano Mesa en punta de ataque, Javi Navarro en una banda y un doble pivote formado por José Mari y Alex.

Cervera movió el banquillo con el empate a cero buscando mayor capacidad ofensiva, quitando a Garrido y dándole más criterio a su equipo. Con Perea en la mediapunta y Caye caído en una banda, el equipo cadista tenía argumentos ofensivos en el campo pero no mordió para finiquitar un partido que se complicó al final.