José Mari abraza a Álex.
José Mari abraza a Álex.
Cádiz CF

La pizarra del Cádiz CF 3-1 Sporting

Los amarillos volvieron a demostrar que son un bloque compacto y sin fisuras
Por  13:09 h.

Bloque y compromiso

Este Cádiz CF no se cansa de ganar y de sumar puntos. El primer cuarto de competición está siendo sencillamente espectacular para un equipo que sigue generando ilusión y ganas de hacer algo importante esta temporada.

Todo el éxito amarillo se basa en trabajar como un reloj suizo, como un auténtico bloque sin fisuras que trabaja al son de un entrenador, Álvaro Cervera, que ha rizado el rizo esta temporada con una plantilla con más argumentos y más capacidad ofensiva y defensiva.

1. Edu Ramos, el hombre

La vuelta de José Mari al once titular del Cádiz CF se antojaba clave y se notó desde el principio. El roteño manda y distribuye, son los ojos y las piernas de Cervera en el terreno de juego. Sin Garrido en el once pero sí en el banquillo, Edu Ramos se marcó un partido espectacular. El malagueño robó y colaboró en el juego, siempre con criterio y con pocos callos. Gran encuentro de un jugador que ha jugado poco esta temporada pero que ante el Sporting llamó a la puerta de la titularidad. Otra de las claves del éxito amarillo.

2. La lata se abre a balón parado

Otra vez el balón parado fue clave para desatascar un partido que estaba igualado hasta el tanto de Marcos Mauro. El Sporting no tenía la pelota en exceso y el Cádiz CF llegaba en contadas ocasiones. El gol del argentino abría la lata y el partido se desnivelaba con el comienzo de la segunda mitad y el tanto de Alex. El panorama parecía totalmente despejado pero el Sporting se metía pronto en el choque con un 2-1 que hacía peligrar el encuentro.

3. Cambios y victoria por aplastamiento

Cervera movía el banquillo y quitaba al amonestado Edu Ramos por un Garrido que se comió al rival. Alejo también entraba por Perea y los dos cambios ayudaban a sostener al equipo. Cuando el partido parecía en el aire con el 2-1 en el marcador llegó el VAR y un penalti que acabó con el choque. Injusto o no, el Sporting no debe excusarse en la pena máxima para determinar su derrota.

El Cádiz CF fue mejor durante el choque y pudo incluso golear más allá del penalti. No fue tan fácil como puede parecer por el marcador, pero el ritmo de este equipo es imparable. Con un bloque muy solido y un compromiso brutal que se vio en el minuto 80 con todo el equipo corriendo y defendiendo. A seguir.