MArio Barco volvió a jugar muchos meses después.
MArio Barco volvió a jugar muchos meses después.
Cádiz CF

La pizarra del Cádiz CF 1-1 Málaga CF

Los amarillos ofrecen su mejor versión defensiva ante un rival que inquieta pero no atosiga
Por  12:04 h.

Con solidez amarilla, todo es posible

El Cádiz CF volvió en muchos momentos del partido ante el Málaga a su mejor versión a nivel del juego que prodiga Álvaro Cervera. No nos olvidemos, la posesión no importa, tocarla hasta la saciedad menos aún, lo importante es desactivar al rival, tapar huecos y crear daño a la contra. Y excepto esto último, que lo hizo en pocas ocasiones, el resto fue la tónica predominante de una escuadra que ofreciendo lo que sabe puede alcanzar metas importantes.

Porque hay que tener en cuenta que así es este Cádiz CF y con esa manera de jugar hay que morir. No hay más. Ofreciendo lo visto ayer queda claro que el conjunto de Álvaro Cervera tiene asegurado como mínimo el empate, que no es poco ante rivales directos, y desde ahí a buscar la victoria.

1. Barco, de olvidado a titular

Fue sin duda la gran sorpresa del once titular. Bien es cierto que la presencia de Mario Barco en las últimas convocatorias vaticinaba que Álvaro Cervera lo estaba teniendo más presente pero sabiendo que Vallejo ya estaba disponible, ver al ex del Lugo en el once fue una auténtica sorpresa. Sin novedades en el resto del equipo, Cervera apostó por un delantero alto arriba que bajara balones y se fajara con los centrales y por momentos le salió bien.

El fallo en la estrategia, impropia de este equipo, fue el lastre con el que comenzó el choque un Cádiz CF que defendía bien y tapaba las líneas de pase de un rival que tocaba mucho en su campo, con Munir de protagonista, pero no terminaba de hacer daño hasta el gol.

2. Aketxe mete al equipo

Del fallo de Akexte, al golazo de falta de Aketxe. El propio jugador vasco arreglaba su error en el inicio del saque de esquina que originó el tanto visitante. Gol marca de la casa para empatar y meter a un Cádiz CF que inquietaba al meta malagueño y creaba peligro. El Cádiz CF se reponía del gol y rozaba la remontada con la ocasión de Jairo antes del descanso.

En la segunda parte, las imprecisiones, las faltas y el respeto mutuo condicionaban el partido hasta los cambios.

3. Dos puntas para atacar, y defender 

El paso de los minutos propiciaba mover el banquillo. Cervera metía a Alex por José Mari y posteriormente a Jovanovic por Barco y Lekic por un extenuado y luchador Jairo. Jovanovic tuvo la ocasión de ganar con una buena oportunidad que fue la más clara de toda la segunda parte. Cervera dejaba a Vallejo sin jugar y terminaba el partido con dos puntas arriba para ayudar en el balón parado y buscar del mismo modo el gol en la portería contraria. Atacar pero sobre todo defender.

Y es que en los últimos minutos se vio que los dos equipos priorizaban no perder el punto ante un rival directo. Las tablas, justas por las ocasiones, pero quizás injustas viendo que el Cádiz CF ofreció más que un Málaga hecho para ascender de manera directa.