Jona, en el banquillo del Cádiz CF tras el empate del Tenerife.
Jona, en el banquillo del Cádiz CF tras el empate del Tenerife.
Cádiz CF

La pizarra del Cádiz CF 1-1 CD Tenerife

En un partido de pocos sobresaltos, el Cádiz CF regaló un empate en un partido más que atado por los amarillos
Por  17:09 h.

Final injusto

¿Mereció el Tenerife empatar en el Estadio Ramón de Carranza ante el Cádiz CF? ¿Mereció el equipo cadista un final tan injusto? No y no.

El planteamiento conservador del CD Tenerife se topó con un Cádiz que jugaba con más corazón que cabeza y que sin hacer un gran juego buscaba como podía la portería de Dani Hernández. Cervera ofrecía un once más ofensivo sin sustituto claro de Garrido y hasta con cinco cambios respeto al equipo que perdió en Barcelona.

Las ocasiones cadistas llegaban de vez en cuando ante un rival que se encerraba atrás y que intentaba que pasara el tiempo. Alberto Perea desatascaba un partido que a raíz de su gol parecía más ganado que nunca hasta que un despiste y una jugada mal defendida propició un buen gol de Malbasic que dejaba helado Carranza.

1. Once ofensivo

Álvaro Cervera sorprendía con un equipo titular sin el relevo natural de Jon Ander Garrido. Fausto Tienza esperaba su oportunidad en el banquillo sin tener finalmente un solo minuto. El técnico apostaba por Abdullah, mejor que otras tardes, pero lejano aún de su mejor versión.

Con el de Comores en el centro del campo, la entrada de Carrillo en la banda derecha también era más que previsible ante las bajas de Salvi y Barral. Sin embargo, la presencia del delantero murciano en la derecha no generó el efecto de otros días y su incidencia en el juego del equipo fue bastante escasa. Con todo, el planteamiento de Cervera era claro: salir a por el partido y marcar lo antes posible.

2. Perea, el desetascador

Aunque las ocasiones del Cádiz no eran demasiadas, cosa más o menos habitual, el equipo que creaba peligro era el amarillo ante un Tenerife con medias tintas, defender o atacar. Alberto Perea tuvo que desatascar a un Cádiz CF que le sigue costando horrores marcar. Un golazo del albaceteño abría la lata y las posibilidades de aumentar la renta en el marcador. El gol de Perea tranquilizaba a la parroquia cadista y permitía varias contras del Cádiz sin que llegaran a buen puerto.

3. Regalo al Tenerife

Cuando el respetable esperaba la entrada de Fausto Tienza para amarrar el resultado, Cerera daba entrada a Eugeni en la media punta, seguramente para tener más la pelota. El ex del Lorca estuvo más perdido de lo habitual y eso lo notó un Cádiz que no supo encontrar la manija con el futbolista en el campo.

Los minutos pasaban sin que pasara nada hasta que un mal despeje y un fuera de juego mal tirado permitía el buen gol del Tenerife en el minuto 92. Nunca, nunca y nunca se tendría que haber jugado un solo minuto de un descuento de tres minutos. Inadmisible que este equipo no sepa parar un partido que tiene más que ganado. El gol del Tenerife es otro regalo amarillo, más que por el tanto, por permitir una acción de ese tipo.