Dani Romera celebra el gol ante el Rayo Majadahonda.
Dani Romera celebra el gol ante el Rayo Majadahonda.
Cádiz CF

La pizarra del Cádiz CF 1-0 Rayo Majadahonda

Los cambios de Cervera en la segunda parte dan la recompensa en forma de victoria muy trabajada
Por  14:50 h.

La victoria estaba en el banquillo

Dani Romera en una jugada de pizarra y calidad se acompañó del otro gran estilete de este Cádiz CF, Manu Vallejo, para fabricar un gol que vale tres puntos, continuar la racha y reafirmar que este equipo sabe sacar y ganar partidos cuando peor lo pasa.

Sin las bandas, tan necesarias en este Cádiz CF, el equipo de Cervera supo aprovechar que el marcador no se movía para ganar un encuentro difícil y que dio la recompensa del triunfo a un Dani Romera que se reivindica como un delantero importante en la escuadra cadista.

El estilo cadista varió sin la velocidad de las alas y eso lo notó un conjunto que “juega de maravilla lo que sabe hacer, y regular a otra cosa”, como dice su entrenador.

1. Las bandas se atascan

Papeleta complicada la que tenía por delante Álvaro Cervera para suplir a dos de sus mejores hombres y que se encontraban en una gran forma hasta el momento de la lesión. Sin Salvi y Jairo, este Cádiz es menos Cádiz y eso lo sabe su entrenador que intentó buscar recambios de donde tenía. Agra en la derecha y Vallejo en la izquierda, con momentos de Alex, no daban esa velocidad necesaria y esas contras que tanto peligro dan a este equipo.

Oportunidad desaprovechada sobre todo para Salvador Agra. El portugués estuvo muy desaparecido tanto en ataque como en defensa, cosa que también se apreció en un Manu Vallejo que a pesar de su intermitencia en el partido, apareció en el momento clave en la pared con Romera en la jugada del gol.

2. El Rayo juega cómodo

“Hemos jugado a lo que el rival ha querido”, reflexionaba Álvaro Cervera tras el choque en Carranza. Y realmente fue así, por oportunidades incluso el Rayo Majadahonda mereció mejor suerte ante un Cádiz CF muy atascado y que no ofrecía el juego de otros días. Los de Iriondo creaban peligro tras el descanso y ponían en serios aprietos a Alberto Cifuentes.

Todo ello unido a la falta de peligro arriba hacía presagiar un final de partido complicado.

3. Los cambios dan la razón al técnico

Álvaro Cervera movía el banquillo y daba entrada a Romera y Carrillo por Lekic y Agra. Doble cambio para dos jugadores que no estuvieron finos. Y las cosas como son, le salió redondo, otra vez, al técnico amarillo. Carrillo, gafado de cara a gol, luchó los balones en el centro del campo. Romera fue un incordio para la defensa y se inventó el gol en una jugada en la que desborda, encuentra la pared con Vallejo y define de cine ante el portero. Cervera encontró la victoria en el banquillo.