El Cádiz CF no estuvo fino ante el Albacete.
El Cádiz CF no estuvo fino ante el Albacete.
Cádiz CF

La pizarra del Cádiz CF 0-1 Albacete

Los amarillos desaparecen tras el descanso con viento en contra, tirando por tierra la posibilidad de ser campeones
Por  15:51 h.

Lo que el viento se llevó

El viento de levante no se llevó un ascenso a Primera, menos mal, pero sí ese Cádiz CF sólido, fiable e intenso que ha sido líder durante toda la temporada y ha logrado un brillante ascenso. El característico viento gaditano, presente ante el Fuenlabrada y ante el Albacete, se llevo todo eso y el campeonato de Segunda División para un equipo que lo mereció toda la campaña pero que lo dejó escapar a última hora.

Como los casos de coronavirus en el Fuenlabrada que han gafado un gran trabajo de La Liga, tres partidos más malos que buenos de los amarillos echaron por tierra esa guinda al pastel que el equipo de Cervera tenía en la mano. El hecho de estar ascendido, la presencia de menos habituales y un equipo sin tensión fueron seguramente algunos de los condicionantes de un equipo que, a pesar de todo, no ha estado tan lejos de sumar ese punto que necesitaba.

1. Un once de titulares y de garantía

Cervera entendía que el partido ante el Albacete no era uno más, ni mucho menos. Su equipo tenía que terminar la temporada con el sabor de la victoria y con un campeonato que había merecido durante toda la campaña. De ahí que el técnico apostara por tres titulares como Alex, Salvi y Choco Lozano. Ellos unidos a jugadores como Fali, Edu Ramos, Bodiger y Pombo, conformaban un once titular de garantías para afrontar el partido.

El único traspiés de la primera parte fue la lesión de Marc Baró que no pudo continuar con sus buenas sensaciones de Girona. Otro canterano, Moi, suplía a su compañero y se colocaba en banda derecha cambiándose por un Akapo que jugaba en la izquierda.

La primera parte deparaba un partido más inclinado al Cádiz CF pues los amarillos ponían las ocasiones y merecían ir ganando. El Albacete, muy tensionado, no sabía cómo atacar a un conjunto cadista que jugaba con el viento y las sensaciones a favor.

2. De ir ganando a desaparecer

El descanso sentaba tan mal al Cádiz CF que desaparecía por completo en la segunda parte. Cervera metía a Augusto por Edu Ramos, cosa que no le sentó bien al equipo pues el argentino no está en su mejor momento físico, cosa lógica. Con el viento en contra, las sensaciones y el juego también se ponían del lado opuesto. El Albacete tomaba el mando y ponía el juego y poco a poco las ocasiones.

Los amarillos no eran capaces de salir de su campo y tener la pelota. Cervera movía el árbol haciendo los tres últimos cambios de una tacada. Todo el equipo atacante, excepto Salvi, se iban al banquillo. Nano, Malbasic y Álvaro Giménez entraban mediada la segunda parte para buscar refresco en la zona atacante y sobre todo tener algo más la pelota en zonas ofensivas y dar respiro al equipo.

3. Una mano para hacer justicia

Un gol anulado por el VAR al Albacete era el presagio de un partido que no podía acabar de otra manera que no fuera con triunfo visitante. El equipo de Lucas Alcaraz era muy superior a un Cádiz CF que parecía tocado y hundido. Los cambios de Cervera no habían surtido efecto. Álvaro Giménez se quedaba en punta, mientras que Nano y Malbasic intercambiaban la media punta y la banda izquierda.

Augusto no era capaz de sostener al equipo y Salvi estaba desaparecido en la banda derecha. A todo esto, un penalti, que realmente no lo es con el reglamento en la mano, terminaba de sentenciar a un Cádiz CF sin alma y tensión en la segunda mitad.

Un epílogo difícil y algo triste que realmente no debe empañar una temporada para la historia con un éxito importantísimo para el Cádiz CF. Que nunca se nos olvide.