Salvi al acabar el partido en Albacete
Salvi al acabar el partido en Albacete
Cádiz CF

La pizarra del Albacete 1-0 Cádiz CF

Los amarillos pierden un partido que pudo caer del lado amarillo
Por  12:47 h.

Medicina en contra 

Al Cádiz CF le dieron con su propia medicina en Albacete. Un partido que estuvo en el equilibrio de la balanza y que podía decantarse del lado cadista, como en muchos otros partidos, finalmente cayó del lado local, y seguramente de manera inesperada y algo injusta por el momento del gol.

Un encuentro que pudo acabar con empate o victoria visitante, finalizó con un triunfo que solo es un aviso de cara a recordar la complejidad de la categoría y que cualquier error se paga caro.

1. Un centro del campo nuevo que sufre

Edu Ramos y Bodiger eran la pareja de pivotes que suplían las bajas de Garrido y José Mari. Dos jugadores que no habían jugado juntos hasta entonces y que notaron esa ausencia de minutos. El propio Cervera reconocía que Edu venía de una lesión y Bodiger llevaba tiempo sin jugar. Y el caso es que ninguno de los dos acabó el partido.

Ambos sufrieron, más de lo debido, haciendo notar mucho la ausencia de los dos titulares. Sin que la derrota sea culpa de los centrocampistas, los amarillos sufrieron mucho en la primera parte siendo el Albacete el equipo que más peligro ha creado a los amarillos en lo que va de temporada.

2. Cambio de todo tras el descanso

La primera parte dejó un Cádiz CF que fue de más a menos, achicando agua en la recta final de la primera mitad. Tras el descanso el panorama cambió gracias a los cambios. Cervera metía al canterano Sergio, que mejoró mucho al equipo, Alejo y al final Jurado. Sustituciones que dieron un impulso a un equipo que tuvo más presencia en ataque y defendió mucho mejor.

3. Castigo a los fallos arriba

El Cádiz CF llegaba al área de Tomeu, por momentos con mucho peligro, pero sus fallos a la hora de rematar las jugadas y tener más precisión en las contras hacían que el partido estuviera en el aire. Alejo combinaba buenas acciones con otras muy malas y el caso es que el encuentro parecía encaminado al empate final. Jurado dejaba destellos de una calidad que solo será buena si la nota su equipo.

Sin embargo, el Albacete le dio con su propia medicina al Cádiz. Partidos que los amarillos han ganado en el descuento con una jugada de lucidez, lo perdieron por un cúmulo de errores. Desde la inexplicable falta no pitada a Lozano que empieza la jugada, a los errores a la hora de defender el tanto local.

Los manchegos ganaban un encuentro que pudo caer de cualquier lado pero que solo es un aviso para recordar que esto no va a ser un paseo.