Álex celebró el triunfo ante el Almería con la afición.
Álex celebró el triunfo ante el Almería con la afición.
CÁDIZ CF

Vuelve el fútbol

Regresa el fútbol como reclamo de clientes, el fútbol como negocio
Por  9:05 h.

Vuelve el fútbol, tras un paréntesis fatal, abrupto e inopinado. Vuelve, para emerger del lodo en el que una siniestra pala de sombras tantas cosas soterró. En el epílogo de esta primavera hurtada, un precavido pero multiplicado brote de normalidad florece al fin entre nosotros, un rayo de esperanza inunda ya el futuro, un golpe de claridad ilumina a duras penas el camino. Hasta parece que las cosas retornan poco a poco a su punto de partida, a ese instante en que todo hubo de abandonarse precipitada, dramáticamente, para esquivar esa ola homicida, traicionera, repentina, ese huracán de desolación y recogimiento, esa saeta de penumbras disparada desde el averno.

La vida retoma su cauce perdido y hasta la más importante de las cosas que carecen de importancia anuncia también su regreso. Vuelve el fútbol, motor verdadero de los ritmos cotidianos, termómetro invisible del pulso de la sociedad, opio y circo, pasión y grandeza. Pero anuncia su llegada desprovisto de color y de calor, con gradas distantes y solitarias, reducidas a esqueletos de viejos decorados que asoman confundidos. Estadios con fría acústica de cueva, donde cada sonido que se produce en el césped exagera su gravedad, con un eco sonámbulo, incrementado y perdido. El ruido de un campo vacío no sabe a fútbol. Privado de los cánticos, del clamor, del rumor, del murmullo de los graderíos, el partido se reduce a un espectáculo baldío, a una parodia impostada e incompleta, a una imposición que los intereses económicos obligan.

El fútbol como serial televisivo. Lo importante, lo que verdaderamente interesa es que el telespectador acuda presto a su cita diaria con la pantalla, que junto a un fondo verde impoluto, aparecerá colmada de anuncios, sugerencias y propagandas. El fútbol como reclamo de clientes, el fútbol como negocio. Nunca la realidad deparó metáfora más certera del cambio de costumbres y del uso y el manejo que se ejercita sobre los aficionados a este noble deporte, que en el mundo constituimos mayoría…..Y ya estamos contando las horas que restan para que se reanude LaLiga…aunque sea a puerta cerrada.