Los jugadores del Cádiz CF agradecen a fondo sur el apoyo desde la grada el pasado sábado ante el Albacete.
Los jugadores del Cádiz CF agradecen a fondo sur el apoyo desde la grada el pasado sábado ante el Albacete.
Cádiz CF

Todo por decidir

La afición ha de volver a configurar un binomio indisoluble con su equipo en esta recta final liguera
Por  18:01 h.

A tan solo diez jornadas de la conclusión de la liga en Segunda División, las espadas se encuentran en todo lo alto, las aspiraciones permanecen intactas y todo está por decidir. Lo sucedido hasta ahora durante estos tres cuartos de competición, ha de considerarse como un mero preludio, un obligado y prolongado preámbulo, tras cuyo devenir, cada equipo ha quedado ubicado en un determinado segmento de la clasificación desde donde va a luchar por sus últimos y defenitivos objetivos.

Como decía Luis Aragonés, lo importante es arribar a las últimas jornadas con una desahogada ubicación en la tabla, tal que permita luchar por las aspìraciones deseadas. Y la posición que en ella goza el Cádiz CF ha de considerarse privilegiada, pues superados de manera definitiva los peligros del descenso, los cincuenta y dos puntos ya conseguidos le permiten volcar todo su postrero ímpetu de temporada en pos de la consecución del premio superlativo del ascenso. Meta que se antoja, no obstante, harto complicada de conseguir. Máxime si se considera el palpable atascamiento que el juego de los amarillos ha evidenciado en las jornadas recientes, esas, precisamente, en las que había depositadas tantas esperanzas para dar un salto significativo en la tabla.

Racha negativa de resultados que ha de encontrar su inmediato fin y dar paso a una de esas prolongadas etapas victoriosas que nuestro equipo, de vez en cuando y de manera inopinada, nos regala. Concatenación de triunfos que tanta falte hace y que nos catapultaría con rotundidad a la cúspide clasificatoria. Cuatro difíciles duelos nos aguardan antes de afrontar el decisivo mes de mayo, que este año nos visitará con sus flores habituales y cargado de partidos trascendentes. Once equipos en la pugna por alcanzar los dos puestos que dan acceso al ascenso directo y por los otros cuatro que garantizan la participación en la tómbola de las eliminatorias. Ahora, más que nunca, la afición ha de volver a configurar un binomio indisoluble con su equipo y volcar todo su esfuerzo y toda su energía en pos de una gloria que se palpa cercana.