Lozano se lamenta tras no marcar.
Lozano se lamenta tras no marcar.
Cádiz CF

Retomar la confianza

'Se antoja imprescindible recuperar a la ingente multitud de lesionados'
Por  17:37 h.

Cierto aire de súbito pesimismo y dolorosa resignación asola a una desorientada afición cadista, que ha contemplado, atónita, como la sustancial ventaja que su equipo disfrutaba en la tabla se ha esfumado por completo.

Dos pésimos meses de competición, con mediocre juego y paupérrimos resultados, han servido para tirar por la borda dieciséis jornadas de liderato y, más importante aún, han venido a cubrir de dudas la ilusionante meta que se atisbaba al alcance de la mano. Y, a pesar de que la experiencia y lo azaroso de este deporte siempre recuerdan lo contrario, parecía que este año iba a a ser, por fin, el nuestro, el que transcurriría gloriosamente por cauces victoriosos y plácidos, el que nos llevaría, sin mayores sobresaltos, al objetivo soñado del ascenso.

Unas veces por una aleación fatal de infortunio y negligencias, como ocurriera frente al Mirandés, otras por nulidad manifiesta en ataque, como sucediera en Ponferrada o en La Coruña, el caso es que los partidos se suceden, el calendario se precipita y el Cádiz CF parece haber extraviado aquel expedito camino que lo conducían a las victorias.

Al igual que pasara en las campañas precedentes, tras erigirse durante cierto tramo de competición en una sorprendente máquina de ganar encuentros, el equipo entra de repente en una espiral de decadencia que lo acaban desbancando de los puestos de privilegio. Acostumbrada a arribar al tramo final de competición con fundadas esperanzas de éxito y terminarlo con la repetida decepción de ver cómo éste se esfuma, la hinchada advierte con preocupación la evidencia del presagio de un nuevo fracaso. Pues sería duro, por frustrante y redundante, volver a quedar con la miel en los labios. Pero esta vez, a diferencia de temporadas anteriores, no sólo se ha alcanzado la cúspide clasificatoria sino que aún resta casi toda una segunda vuelta, en la que que tiempo hay para enderezar el rumbo y revertir tan inquietante situación. Para lo que se antoja imprescindible recuperar a la ingente multitud de lesionados y retomar la confianza en las propias posibilidades.