Manu Vallejo celebra su gol ante el Lugo.
Manu Vallejo celebra su gol ante el Lugo.
CÁDIZ CF

Reencuentro con el triunfo

La gran cita frente a Osasuna debe marcar la vuelta del Cádiz CF a la senda de la victoria
Por  13:32 h.

Restan escasos metros para alcanzar la meta y este tramo definitivo de la competición aún mantiene encendida la incógnita de su resolución, cuyo imprevisible desenlace convierte estas jornadas postreras en un pálpito continuado y apasionante. Dudas, congojas y alegrías que erizarán la piel del aficionado a medida que la balanza de la fortuna vaya distribuyendo sus favores y el acierto o el hierro en las porterías diriman finalmente las contiendas.

Goles que dictarán sentencia y que habrán de determinar el éxito o el fracaso de unos equipos que arriban este final de campaña tan extenuados en sus fuerzas, con su sobrecarga física y emocional, como desbordados en la ilusión. Cuatro citas ligueras cuelgan del calendario, antes de que todo termine, con sus doce puntos potenciales. Lo que viene a demostrar que, olvidada la quimera de quedar entre los dos primeros, la participación en las eliminatorias de ascenso se encuentra al alcance de la mano. Para ello se antoja imprescindible que nuestro Cádiz CF se reencuentre con la victoria, pues sólo el que sume de tres en tres, en en estos momentos cruciales, verá cumplido sus objetivos.

Desde la feliz mañana del agónico triunfo frente al Numancia, parece que los amarillos se han aferrado a esa medianía prolongada y difusa que otorgan los empates, que si bien garantizan no descolgarse de los puestos de cabeza, también evitan que se haya abierto una brecha decisiva con los rivales directos. Necesarios triunfos, para cuya obtención será necesario desplegar una mayor capacidad ofensiva y aumentar el limitado repertorio de opciones de ataque. Pues da a veces la sensación que el único peligro que el equipo puede generar se reduce a cierta inspiración aislada de Machís o al balón parado de Aketxe. Por lo demás, los partidos se suceden bajo la repetida sensación de haber acariciado una victoria que finalmente se escapa de las manos, pero en los que el empate se da por bueno por lo cerca que también se estuvo de la derrota. La gran cita frente a Osasuna debe marcar el reencuentro con el triunfo.