El Cádiz CF sumó seis puntos de seis posibles en los dos últimos encuentros en Carranza.
El Cádiz CF sumó seis puntos de seis posibles en los dos últimos encuentros en Carranza.
Cádiz CF

Recobrada sensación

La afición cadista pudo disfrutar en Carranza de un encuentro cómodo y placentero
Por  16:29 h.

Por segunda jornada consecutiva, y ya hacía tanto que no ocurría, la afición cadista pudo disfrutar en Carranza de un encuentro cómodo y placentero, con la satisfacción añadida de la suma de tres nuevos puntos que alejan a su equipo de los puestos comprometidos de la clasificación.

Partido que se puso muy pronto de cara, al conseguir diana en la primera ocasión de gol generada, y que tuvo su rúbrica con la obtención de un nuevo tanto al inicio de la segunda parte, lo que limitaba y casi pulverizaba cualquier intento de reacción del rival. A lo que habría que añadir la recobrada sensación de bloque compacto, entregado en el esfuerzo y bien plantado en el campo que ahora ofrece el Cádiz CF, que convierte en empresa arduo complicada para los contrarios encontrar fisuras en su defensa y generar situaciones de peligro real en el área.

Feliz situación, para cuyo alcance ha sido necesario que determinados elementos claves de la plantilla hayan encontrado su puesta a punto deseada. Ya se sabe que una óptima preparación física constituye condición indispensable para poder competir con garantías en el fútbol actual, pero en el caso del cuadro amarillo este mismo presupuesto adquiere mayor certidumbre si cabe, pues su propia manera de afrontar el juego, con presión permanente, ayudas defensivas y salida rápida al contragolpe, exigen un estado de forma extremo en todos los componentes. De lo contrario, el esfuerzo deja de ser homogéneo, se llega tarde a las disputas y aparecen las lagunas de colocación.

Dado el frenesí goleador desatado frente al Elche, lógico resulta que el míster repitiera alineación al domingo siguiente ante el Reus y que así lo siga haciendo si las victorias nos acompañan. Lo que ya parece menos comprensible es que no otorgara ningún minuto a Álex Fernández, jugador que se erigió en baluarte y motor del equipo cuando las cosas rodaban feas y siempre dio la cara en ejemplar ejercicio de profesionalidad. Por lo que justo sería que también se le hiciera partícipe en estos momentos de bonanza.