Barco estará ausente en los próximos encuentros.
Barco estará ausente en los próximos encuentros.
Cádiz CF

Frustración y esperanza

El empate final no puede hacer olvidar el buen partido del Cádiz CF
Por  12:59 h.

Cirscunspecta, cariacontecida y estupefacta salía del Carranza la afición cadista tras presenciar cómo se escapaban dos puntos en el último suspiro. Una victoria que se escurría de entre las manos cuando todo parecía indicar que se encontraba bien asida y asegurada. Porque tras la consecución del gol que le otorgaba ventaja en el marcador, el Cádiz CF controló muy bien el duelo y en ningún momento vio peligrar su portería, pues el Oviedo apenas se acercaba por sus inmediaciones.

Antes al contrario, el balón era manejado por los amarillos en el campo rival sin dar ese peligroso paso atrás, tan recurrente y tan peligroso en este tipo de situaciones. Pero el fútbol, maravilloso e imprevisible juego, vino a mostrar su cara más amarga, su faceta más ingrata y reservó a la fiel hinchada amarilla un final de encuentro trágico, doloroso. Una sucesión de rechaces imprecisos, tras el bote de una falta lateral que nunca se debió de conceder, vino a desembocar con el esférico alojado de manera dramática en el propio portal, para desesperación de grada y jugadores.

Desafortunado lance postrero que no ha de empañar el buen encuentro que, en líneas generales, realizó nuestro equipo. Ante un contrario fuerte y bien armado, que cuenta con una defensa férrea y experimentada, con la calidad de hombres como Tejera o Boateng en el centro del campo y con la dinamita arriba que aportan elementos tan peligrosos como Juanlu o Toché, el Cádiz CF supo plantar cara y, una vez neutralizado el empuje visitante inicial, controló y hasta dominó todas las facetas del juego. Por lo que, a pesar de los frustante del resultado final, las sensaciones percibidas son positivas y esperanzadoras.

Al ya conocido compromiso de todos los hombres en tareas defensivas, se advierte ahora una más fluida circulación de balón con la presencia de Álex Fernández, José Mari y Aketxe en la línea medular, a lo que se suma la grata sorpresa de la irrupción de Manu vallejo, cuyo desparpajo al encarar, su trabajo y sus desmarques, suponen una baza ofensiva muy a tener en cuenta esta temporada.