Álvaro Giménez, en el partido ante el Alcorcón.
Álvaro Giménez, en el partido ante el Alcorcón.
Cádiz CF

Fatídicos minutos

Es de máxima trascendencia elevar el grado de atención durante los momentos puntuales de la reanudación
Por  18:26 h.

Basta un momento de leve despiste defensivo, un aciago desenlace de inesperados rebotes en la propia área, un inspirado remate de un atacante contrario, basta cualquier aleatoriedad desfavorable para que todo el trabajo hasta entonces desarrollado, todo el control que sobre el juego se ejercía, quede al instante desbaratado.

Pues a partir de entonces, y bajo obligado zafarrancho de remontada, los partidos se convierten en alocada carrera contra reloj, en acelerada búsqueda del empate. Funesta y reiterada circunstancia que tanto marca el devenir de los duelos y que el Cádiz CF se ha acostumbrado a padecer en esos fatídicos minutos iniciales de los segundos períodos. Ocurrió en Carranza frente a Málaga, Zaragoza, Rayo y, el pasado domingo, ante el Alcorcón. En ninguno de estos encuentros se consiguió la victoria, a lo sumo, y tras mucho sufrimiento, tuvimos que conformarnos con sumar el solitario punto que concede el empate. Por lo que resulta de máxima trascendencia elevar el grado de atención durante esos momentos puntuales de la reanudación, que tanto determinan los resultados y por los que tantos tropiezos hemos sufrido. En concreto, este último duelo disputado en casa exaló agrio sabor en la afición, pues el equipo computaba méritos más que suficientes para lograr alzarse con el triunfo.

Si bien, también dejó el dulce aroma de la alta escuela futbolística derrochada por Jurado, jugador llamado a erigirse en pieza clave en este trepidante fin de temporada que nos resta. Que junto a la clase de Perea, el cambio de ritmo de Pombo, el fútbol total de Álex Fernández, la variedad de delanteros con que se cuenta y la velocidad en banda de Salvi e Iván Alejo, el plantel amarillo cuenta con elementos ofensivos más que suficientes para afrontar con confiada valentía la sucesión de jornadas trascendentes que el calendario anuncia.

De los cinco equipos aupados en la cima clasificatoria, sacará ventaja crucial aquél que sea capaz de encadenar dos o tres victorias consecutivas. Y el Cádiz CF, asentado en su consustancial disciplina defensiva, se encuentra capacitado para dar ese paso definitivo hacia delante.