Los jugadores del Cádiz CF protestan el gol anulado a Karim.
Los jugadores del Cádiz CF protestan el gol anulado a Karim.
Cádiz CF

Eliminación agridulce

Hay plantilla con garantías para afrontar el trepidante tramo final de la primera vuelta
Por  17:23 h.

Con toda la dignidad que cabría exigirle y con el orgullo intacto, el Cádiz caía eliminado de la competición copera ante el Español. Rival éste que, no debemos olvidar, se ha erigido en una de las revelaciones ligueras y ocupa los puestos de cabeza en Primera División.

Por lo que la imagen ofrecida por los amarillos de equipo compacto, aguerrido, bien organizado y difícil de batir, adquiere reales connotaciones de importancia, pues en ningún momento se vio desbordado por el empuje de los locales ni perdió un ápice de compostura sobre el campo. Antes al contrario y fiel a su estilo, supo manejar el encuentro y llevarlo a donde más le interesaba, que consistía en cerrar las vías de penetración del contrario y esperar, paciente, su oportunidad. Y ésta se presentaría, de manera clamorosa y por partida doble, en la zuuda de Carrillo y en la cabeza de Perea, pero el desacierto en sendos remates impediría tomar ventaja en el marcador y encarrilar con mayor holgura el resto del choque.

Tras aguantar el marcador a cero durante hora y cuarto de juego y, una vez encajado el gol, pudimos ver a un conjunto valiente y confiado, que se fue arriba en busca del empate, que creyó en sus posibilidades, que encaraba a contrarios, arriesgaba en los pases y que mantuvo en vilo a la hinchada españolista hasta el último segundo de partido. Con lo que se venía a demostrar, por un lado, que la sucesión de victorias ligueras y las buenas sensaciones transmitidas durante este reciente mes y medio no responden a ninguna casualidad y, por otro, que muchos jugadores poco utilizados por Cervera se encuentran prestos para dar el salto a la titularidad.

Martes copero, pues, que dejó un sabor agridulce en el cadismo pero también el selecto aroma que exhala un equipo con consistencia, cuerpo y enjundia. Y la constancia de poseer una plantilla con garantías para afrontar el trepidante tramo final de la primera vuelta que nos aguarda, cuyo resultado dictará el verdadero alcance de las aspiraciones.