Los aficionados del Cádiz CF terminaron la temporada sin ver cumplido el sueño.
Los aficionados del Cádiz CF terminaron la temporada sin ver cumplido el sueño.
CÁDIZ CF

Despertar del sueño

Entre otros asuntos, el Cádiz CF volvió a fracasar en el mercado de invierno
Por  12:23 h.

De vuelta a la realidad, recuperado el estado de vigilia tras un bonito sueño que se esfumó, la perspectiva sobre lo acontecido durante la temporada se ilumina, al fin, con la obligada distancia, con las necesarias mesura y reflexión. Y ello nos aboca a concluir que, en realidad, el equipo adolecía de carencias palpables que lo inhabilitaban para optar con garantías a empresas exitosas. Así, por ejemplo, para un puesto tan determinante en esta igualada Segunda División como es el de delantero, se contaba con una profusión cuantitativa de elementos, al tiempo que se padecía un enojoso páramo cualitativo para esa misma posición.

Desde el gran Ortuño de la primera vuelta de hace tres temporadas, que marcó diferencias con su habilidad y capacidad goleadora, el Cádiz CF no ha encontrado ningún jugador cuyo nivel de rendimiento se le aproxime. La falta de gol y el no disponer de un ariete que contara con la confianza prolongada del míster constituyen uno de los pilares del despropósito que acabaría por ensombrecer el final de campaña.

El imprevisible vaivén de delanteros centros que, sin solución de continuidad y en aleatorias permutaciones de cinco elementos, pasaban de la titularidad a la grada, de ésta al banquillo.. y así sucesivamente, salvo desquiciar a los afectados, no parece que consiguiera los resultados apetecidos. A ello habría que añadir el insondable misterio del lateral izquierdo, donde parece que podía jugar cualquiera que no fuese Brian Oliván. Ausencia ésta que tanto ha lastrado al conjunto, tanto defensiva como ofensivamente.

Por otro lado, una vez más se ha vuelto a fracasar en el mercado de invierno, donde salvo Machís, del que, por cierto, ya se conocería desde su firma que no podría participar en el tramo decisivo de la competición, el resto poco o nada ha aportado. Si además, futbolistas, otrora decisivos, como Segio Sánchez, Garrido, José Mari, Álex o Salvi arribaron a los últimos partidos en renqueante estado de forma, se puede ir explicando el porqué de esta tremenda decepción que ha padecido la hinchada por segundo año consecutivo.