Granada y Cádiz CF empataron en Carranza en la ida.
Granada y Cádiz CF empataron en Carranza en la ida.
Cádiz CF

Con el camino marcado

El Cádiz CF afronta la segunda vuelta con mesurado optimismo y todas su aspiraciones intactas
Por  14:54 h.

Clausurada la primera vuelta de competición con el meritorio broche del buen partido realizado frente al líder, el Cádiz CF afronta con mesurado optimismo y todas su aspiraciones intactas el tramo definitivo de la temporada.

Largo camino el que ha de recorrerse aún, para cuyo complicado tránsito se afilan ya las armas que han de esgrimirse ante las arduas lides que nos aguardan. Armas que configuran un consabido, minucioso arsenal, que ha sido forjado, bien manejado y, con el tiempo, perfeccionado, desde que Cervera asumiera el mando del equipo. Y que no es otro que un estilo de juego sobrio, severo, disciplinado, de exhaustiva organización defensiva y salida rauda al contragolpe. Básico esquema de proceder, que tantas alegrías nos ha deparado desde que se consiguiera el ansiado asecenso en Alicante y con el que se ha llegado a rondar la superlativa gloria del salto a la máxima categoría.

El partido disputado el pasado viernes frente al Granada supuso un retorno feliz al más genuino estilo que distingue y caracteriza al conjunto gaditano, en el que se maniató casi por completo las opciones ofensivas del rival y al que no se le permitió acercamiento alguno durante toda la segunda parte. Como en ocasiones precedentes, sólo faltó la definitiva guinda del gol para que los tres puntos quedaran en Carranza. Marcado el sendero a seguir, gran parte de las esperanzas que el cuadro amarillo tiene depositadas en esta inminente segunda vuelta vendrá determinada por el acierto en las incorporaciones que se realicen en el siempre difícil mercado de invierno. Pues es bien sabido que éste suele reducirse a jugadores que carecen de ritmo de competición en sus clubes de origen, por lo que al obligado período de adaptación a las específicas exigencias del nuevo equipo, habría que conceder a la nueva incorporación el tiempo necesario para adquirir el imprescindible tono físico.

Todo ello sin contar con el prolijo capítulo de ulteriores lesiones musculares, acechante sombra para el futbolista tras su inactividad. Pero la experiencia también dicta, y sobre ello contamos con positivos ejemplos, que pueden encontrarse verdaderos refuerzos.