Álex y Manu celebran el triunfo en Lugo.
Álex y Manu celebran el triunfo en Lugo.
CÁDIZ CF

Camino a seguir

El Cádiz CF puso fin a su mala racha liguera como visitante con su victoria en tierras gallegas ante el CD Lugo
Por  8:32 h.

Desde aquel lejano día del mes de marzo en el que el Cádiz CF, no exento de fortuna, vencía por la mínima a la Cultural Leonesa, la victoria a domicilio se había convertido en empresa quimérica e inalcanzable, en tarea tan ardua y complicada que hasta parecía imposible poderla conseguir. Unas veces por manifiesta incapacidad futbolística, otras por falta de convencimiento y fe en las propias posibilidades, el resto por la funesta intersección de los fatales hados del infortunio, el caso es que el páramo se agrandaba y el equipo nunca ganaba como visitante.

Fatídica racha que encontró felizmente su final el pasado sábado en Lugo, donde los amarillos no sólo vencieron sino que mostraron una imagen bastante mejorada respecto a actuaciones precedentes. Superado unos inicios titubeantes, en los que se concedieron ocasiones y se cometió un penalti innecesario, el conjunto se fue asentando poco a poco sobre el césped, hasta asumir por completo las riendas del juego. Supo aprovechar la ansiedad del rival, que buscaba encontrar posiciones de ataque con celeridad, para explotar los huecos que éste dejaba para hilvanar un juego fluido en el centro del campo y generar claras ocasiones de gol.

Sin embargo, para desesperación de la escarmentada parroquia cadista, que tantas veces había padecido una circunstancia parecida, las oportunidades se sucedían y el gol no llegaba. Y, a pesar de la clara superioridad demostrada, todo parecía indicar que se volvería a vivir la misma historia, tantas veces repetida, en la que un zarpazo postrero del contrario nos abocaría a una nueva derrota. Pero, como la suerte no puede comportarse siempre de manera tan esquiva, el golazo de Jairo vino, por fin, a hacer justicia a los méritos contraídos.

Tres puntos que vienen a calmar el estado de ansiedad que se había instalado en la grada y que, a pesar de permanecer aún en posiciones de descenso, marcan el camino a seguir en búsqueda de la anhelada reacción. Un camino que ha de afrontarse con optimismo pero muy conscientes de las dificultades que encontraremos en su trayecto.