El Cádiz CF está completando una buena actuación en las últimas semanas.
El Cádiz CF está completando una buena actuación en las últimas semanas.
CÁDIZ CF

En busca del equilibrio

Este Cádiz CF cuenta con una plantilla compensada, de acreditada calidad y que ofrece múltiples opciones
Por  12:00 h.

Tercera victoria consecutiva del Cádiz CF y tercera semana que la afición puede respirar tranquila, ilusionada, satisfecha y con ese pálpito placentero que sólo otorga el relajado latido de los tres puntos conseguidos. Nueve puntos de nueve, que parecen conducirnos a una de esas rachas triunfales que, de vez en cuando, nuestro equipo nos regala.

Pleno conseguido tras un encuentro en Tarragona lleno de incertidumbre, vaivenes y sobresaltos. Que se inició con autoridad, arribando con rapidez y facilidad el área contraria, faceta en la que volvió a deslumbrar un prodigioso Machís, hasta que la inoportuna lesión lo retirara de escena.

Con el marcador a favor y cuando todo parecía controlado, una serie de errores y extrañas concesiones hicieron peligrar el resultado, hasta el punto de padecer unos últimos minutos con el conjunto descolocado y suspirando por el pitido final. Bien está lo que bien acaba, pero si el anterior partido contra el Tenerife constituyó todo un modelo de la fortaleza y seguridad que tanto pretende Cervera, éste reciente frente al Nástic supuso un auténtico despropósito en esa faceta.

Cierto es que cuando los jugadores adquieren confianza en sus propias posibilidades ofensivas, tienden a sumarse al ataque y a prodigar apoyos y desmarques en profundidad. Como contrapartida de ello, en el momento en que se hierre un pase, un regate o un control, el contrario puede disponer de espacios liberados para gestar los contragolpes. Circunstancia que suele conducir a los partidos a una dinámica incontrolable de idas y venidas por ambos bandos, que tan atractiva y emocionante resulta para el espectador pero que tan detestada es, en general, por los entrenadores. Entre los que Álvaro Cervera, como bien ha dejado demostrado desde que dirige al cuadro cadista, se erige en uno de sus máximos exponentes.

En cualquier caso, lo deseable consistiría en alcanzar el justo equilibrio entre la irrenunciable seguridad defensiva y el óptimo aprovechamiento de los recursos atacantes. Objetivo, para cuyo logro se cuenta con una plantilla compensada, de acreditada calidad y que ofrece múltiples opciones para las variaciones del sistema que se quiera elegir.