El Cádiz CF nunca estuvo cómodo en El Sadar.
El Cádiz CF nunca estuvo cómodo en El Sadar.
CÁDIZ CF

Armados y prevenidos

Al Cádiz CF le espera una ardua segunda vuelta de competición en LaLiga 123
Por  8:30 h.

Un golpe seco, un retorno agrio a la obstinada realidad de la división de plata, un volver a donde solíamos tras deambular, demasiado tiempo tal vez, cegados por el espejismo de la euforia que proporcionan los buenos resultados. Un recordatorio de que esta competición, jalonada de grandes equipos, es muy complicada. Fue el aviso que proporcionaba la reciente derrota sufrida en Pamplona, donde nuestro equipo se vio desbordado por el mayor empuje y fe que los locales derrocharon en todos los lances del duelo.

Bastaba con una mínima indecisión o cualquier leve imprecisión técnica de los jugadores cadistas para que los rojillos se lanzaran con verticalidad y avidez a la yugular del área contraria, para lo que demostraron un exquisito juego combinativo, raudo, de alta escuela técnica y certero. Un fútbol muy difícil de contrarrestar, ante el que el Cádiz CF, al menos en la primera parte, no desentonó. Pero bastaron dos leves indecisiones defensivas para que el rival, siempre amenazante con su asfixiante presión, culminara sendas jugadas con dos goles de bandera. Como también lo fue el de los amarillos, obra maestra orquestada entre un velocísimo Jairo y un serenísimo Álex.

Distinto panorama se observó en la segunda mitad, en la que el Cádiz CF, obligado a poner cerco a la meta contraria, se mostró incapaz de marcar el ritmo de juego y de generar ocasiones de peligro. Cuando se lanzaban balones en largos, la defensa rojilla siempre resultaba victoriosa de las disputas, y todo intento de triangulación desde atrás acababa siempre en faltas o pérdidas peligrosas en campo propio. Bloqueadas las opciones de penetración y agotados los recursos ofensivos disponibles, se echó entonces en falta la presencia de un futbolista como Perea, cuyo desparpajo al encarar contrarios en posiciones avanzadas y su imaginación y lucidez en la ejecución del último pase, bien podría haber aportado soluciones diferentes.

Este tipo de encuentro disputado ante Osasuna, exigente, correoso, constituirá una constante en la ardua segunda vuelta que nos espera. Y habrá que afrontarla armados y prevenidos.