El Cádiz CF ha despedido 2018 a lo grande.
El Cádiz CF ha despedido 2018 a lo grande.
CÁDIZ CF

Alegre broche

El Cádiz CF tendrá que hilar fino en el inminente mercado de invierno para seguir optando a grandes y apasionantes retos en LaLiga 123
Por  11:29 h.

Con la meritoria goleada frente al Deportivo, ponía el Cádiz CF alegre broche al año futbolístico de 2018, cuyo tránsito ha semejado el frenético circular de una montaña rusa. Pues se inauguraba en la cúspide clasificatoria, se descendía de manera progresiva hasta salir al final de temporada de los puestos de privilegio, casi se tocaba fondo en zona de descenso en los albores de este curso, desde donde se asciende meteóricamente hasta la zona noble de la tabla, que ahora disfrutamos.

Abruptos vaivenes de juego y resultados que no han supuesto, en ningún momento, la pérdida de identidad de un equipo, reconocible siempre por su carácter y por la fe en sus posibilidades. Pero a diferencia de campañas anteriores, llama la atención la extrema dificultad que ofrece ésta por el alto nivel competitivo mostrado por muchos de sus rivales. No de otra forma se puede explicar la escasez de peldaños escalados en la clasificación a pesar de la ingente cantidad de partidos ganados de manera sucesiva.

Muchas escuadras, confeccionadas con plantillas de contrastada calidad, no cejan en su empeño del ascenso ni ceden un ápice en el ardor de sus aspiraciones, lo que obliga a sus perseguidores a mantener un óptimo y permanente ritmo de rendimiento. Lo que augura, además, una segunda vuelta taquicárdica, ardua y tepidante. Y para afrontarla con fundadas garantías habrá que hilar fino en el inminente mercado de invierno y aprovechar la oportunidad para apuntalar el plantel en aquellas posiciones más debilitadas de elementos. Todo parece indicar, según deseo expreso de Cervera, que se pretende la incorporación de dos jugadores veloces de banda, que vengan a suplir con desahogo a los habituales Jairo y Salvi. A los que se añadirían un nuevo delantero, que sustiuiría a alguno de los menos utilizados, y un central, que vendría a cubrir el hueco de un desafortunado Servando, convaleciente aún de su fatídica lesión. Especial celo se ha de guardar en el obligado capítulo de bajas, en el que en ningún caso deberían figurar futbolistas como Aketxe o Perea, que tanto pueden aportar con su calidad.