Once del Cadiz CF ante Las Palmas.
Once del Cadiz CF ante Las Palmas.
Cádiz CF

Todo en orden

'El empate con el Zaragoza fue bueno y la victoria en Las Palmas fue un golpecito en la mesa'
Por  13:33 h.

“No hay quien tosa al Cádiz CF” o “El Cádiz CF no cede” fueron algunos de los titulares de la prensa nacional para referirse al último encuentro de los amarillos en Canarias. Vizcaíno y Cervera “tienen dos caracteres muy especial y así se entienden”, vino a decir el presidente, que traducido resulta que son como un matrimonio de muchos años que pasado el amor se soportan porque de momento, mientras la pelotita entre y la racha siga, no les va mal. Arias, a pesar de que todos tenemos además de un entrenador un secretario técnico en nuestro interior, parece que ha reforzado bien al equipo. Es decir, tras la buena imagen ante el Zaragoza y la victoria en Las Palmas, todo en orden.

Tras la tempestad de enero llegó febrero…. de papelillos para el Cádiz CF, de momento. Nada es para siempre y menos en el fútbol. Igual que tampoco hay un Liverpool en Segunda que lo gane todo, por mucho glamour del que se haya impregnado un club. Si no, pregunten en Almería. El deporte tiene muchos matices y muchas aristas y hay que saber solventar ese tipo de situaciones. Parece que el Cádiz CF las ha solventado, porque el equipo ha recuperado su identidad y después de que se hubiera impregnado de polvorones y hojaldrinas navideñas, parece que la LLNSN ha vuelto.

El empate con el Zaragoza fue bueno y la victoria en Las Palmas fue un golpecito en la mesa de los puntos y en la moral de los contrarios. Un golpecito que habría que refrendar el domingo contra el Málaga. Equipo que viene herido y que no me gusta nunca recibir en Carranza. Ni herido, ni pletórico, ni hundido.

No me gusta por parte de su afición. No toda obviamente. No me gustan los ultras. No me gusta la gente que prostituye este bendito deporte y va a enredar a ciudades o campos contrarios. No me gustan que me den por saco en mi casa, en Carranza, donde ir con mis hijos al fútbol significa una fiesta. Donde cada partido procuro inculcarle el encanto de ir a un estadio, de tener unos colores a los que seguir cada fin de semana.

Procuro afear a mi hijo si dice que el árbitro es malo y enseñarle que se ha equivocado, sin más. Procuro enseñarle el respeto por el rival, y por eso no me gustan que vengan un número indeterminado de ultras a dar por saco y tener que decirle a mi hijo que ese partido llegamos al campo a lo justo para evitar cosas raras o que nos sentaremos al otro lado de la grada porque la afición contraria es un poco desagradable. El propio significado de ultra ya es una sinrazón. Espero que como siempre, gane el fútbol.