Perea intercambió sus posiciones en Elche.
Perea intercambió sus posiciones en Elche.
Cádiz CF

Tentar a la suerte

No ganar al Tenerife en casa o al Elche después, tras una derrota, es un pinchazo en toda regla.
Por  13:17 h.

Siempre he pensado que en fútbol para conseguir algún objetivo en determinados momentos hace falta algo de suerte, bien sea en forma de decisión arbitral, resbalón del contrario, rebote o pongan lo que quieran. Pero no deja de ser una situación puntual a lo largo de un campeonato. No es una tendencia, porque la suerte es muy caprichosa. Y me preocupa que el Cádiz CF está tentando demasiado a la suerte.

Que los aficionados además de ser del Cádiz CF cada semana tengamos que ser del Alcorcón, el Sporting o de todos los demás equipos que juegan contra nuestros rivales directos es tentar mucho a la suerte. No ganar al Tenerife en casa o al Elche después, tras una derrota, es un pinchazo en toda regla. Sin paños calientes. Y de deportistas o equipos que han tentado a la suerte está lleno el libro de los fracasos.

Subir no iba a ser fácil, pero tampoco es asumible no ganar. Toca ganar sí o sí el próximo partido al Oviedo. A partir de ahí, será Cervera el que tenga que gestionar el once para ello. No voy a entrar en si el equipo se hace demasiado largo en el campo cuando ataca, si hay que tener más o menos control del juego o qué jugador me gustaría que jugara, porque en realidad lo que me gustaría es ganar, ganar y volver a ganar.

También toca no ponerse nervioso por perder el liderato. La guerra es el ascenso. Campeonar sería una consecuencia menor ante ese objetivo. Toca gestionar la renta con el tercero, pero tal y como están las cosas, esa gestión pasa por ganar sí o sí. En deporte una de las peores cosas que te pueden pasar es quedarte con cara de tonto al final de un partido o de un campeonato. Y creo que se nos está empezando a poner cara de tonto.

Las frases hechas como “tanto nadar para morir en la orilla”, “le entró el miedo a ganar” o “la ansiedad los atenazó” son deportivamente muy rimbombantes, pero para el aficionado del equipo en cuestión sufrirlas son un desastre. O si me apuran, una verdadera mierda y un peso insoportable para la historia. Ganemos de una puñetera vez y despejemos fantasmas, miedos, zozobras y todo lo demás. La suerte no mete la pelotita en la portería contraria todas las jornadas, no juguemos con ella