Alberto Perea regresa a la convocatoria del Cádiz CF.
Alberto Perea regresa a la convocatoria del Cádiz CF.
CÁDIZ CF

Siguiente bola

Es la hora de pensar en la cita de Soria. La fórmula es competir, competir y volver a competir
Por  11:34 h.

El Cádiz CF, por su sistema o filosofía ha sufrido siempre contra equipos que tienen buena circulación de balón, que tocan la pelota con rapidez y la mueven de una zona a otra. Pero no hay que volverse locos a estas alturas de la competición. Lo que nos queda es como un campeonato corto. Como una Eurocopa, un Mundial o pongan lo que quiera. El partido contra el Rayo ya es pasado. Toca el siguiente. La filosofía ‘cholista’ de partido a partido (que es tan vieja como el fútbol) debe imponerse en lo mental. Al estilo Rafa Nadal. Bola perdida ya no vuelve. A la siguiente.

Y en esa siguiente bola toca estar enchufados. Toca que el equipo se impregne de ese espíritu competitivo que dan jugadores como Fali o Alejo, cada uno en lo suyo. El vestuario debe tener claro que no hay jugadores A o B, porque en este tramo todos van a ser importantes y en caso de éxito, la alegría y el disfrute va a ser para todos igual.

La competición no para. Todos los días habrá partidos y todos los días los jugadores verán o escucharán los resultados de los otros competidores. Tranquilidad. Para los aficionados también. Esto va a ser así. No vale angustiarse. Solo vale la siguiente bola, que ahora mismo es la de Soria.

A partir de ahí, la fórmula es competir, competir y volver a competir. Luchar o morir, deportivamente hablando. Incluso en los tramos de partido que vengan mal dadas. No hay otra. La diferencia entre el éxito o el fracaso puede estar en la actitud y en la fe. No hay nada conseguido, pero toca creer que está más cerca y que depende única y exclusivamente del equipo.

Hacer sumas de los puntos necesarios para lograr el objetivo es hacerse trampas al solitario. Es pensar en medio/largo plazo, y quizás para cuando llegue ese plazo estemos demasiado entretenidos en las matemáticas futbolísticas, que dicho sea de paso, no es una ciencia exacta, siempre tiene decimales que las joden. Por eso es importante pensar solo y exclusivamente en el siguiente partido, sin distracciones.

La historia en el deporte se escribe a base de capítulos, como en su momento se escribió Vigo una mañana de domingo antes de Chapín o Ferrol antes de Alicante. Quedan diez capítulos para que esta sea una historia gloriosa o un fracaso en forma de cagada sin paliativos. De momento, la siguiente página está en Soria. A ver si no se escribe con renglones torcidos.