Alex Fernández en el momento que transformó el penalti en Anduva.
Alex Fernández en el momento que transformó el penalti en Anduva.
CÁDIZ CF

Paciencia

El sábado empiezan las curvas en la competición y la paciencia debe ser un arma para el Cádiz CF
Por  12:20 h.

La paciencia es un concepto que casi se ha perdido en eso que muchos llaman fútbol moderno. Bastan cuatro malos resultados al inicio de liga para que aparezca la frase mágica de “Fulano está cuestionado”. Y en Cádiz tampoco somos ajenos a la impaciencia o a pasar por alto ciertos matices en el rendimiento de jugadores. Un ejemplo es el ‘Pacha’ Espino.

El uruguayo llegó en el mercado de invierno, a un país distinto y un fútbol distinto. Y nosotros, los cadistas, creíamos que habíamos traído a un mendrugo y no a un buen lateral. Si algo tienen los uruguayos en su ADN es que la lucha es innegociable, eso que tanto gusta a la parroquia cadista y a Cervera. Parece que ya conoce que la categoría donde se mueve, lo que quiere el míster y que el sol se pone por La Caleta, por lo que ha encandilado y ese puesto de la defensa es más que suyo.
En este país se llegó a escribir que Zidane, cuando llegó al Madrid como jugador, no valía para el sistema del equipo, que entorpecía el juego o que el Atlético se había equivocado con Griezmann porque no era del perfil que al Cholo le gustaba. La paciencia parece que no es una virtud de nuestro fútbol.

Pero de todo se aprende, por muy visceral que sea el fútbol, y espero que hayamos aprendido, porque la paciencia debe ser un arma. Esto es muy largo y la vamos a necesitar. Se han ganado cuatro partidos, con lucha y trabajo y contra rivales de los que no están llamados precisamente a estar entre los diez primeros. No podemos pensar, incluso ni exigir, que el equipo va a estar arriba toda la temporada. Si el Sabio de Hortaleza decía que lo importante era estar en la pomada las últimas diez jornadas para jugarse los habichuelas ahí, hagamos caso al Sabio que algo sabía de esto.

Y fijaros si la paciencia tiene algo, que hasta los más impacientes con Cervera han visto como incluso ganando, quitó a un mediocentro como José Mari para meter a Álex en ese sitio, a Perea en la mediapunta y a Alejo con Salvi en las bandas, además de un delantero para ser más ofensivos. Igual es que este año hay más plantilla, más competencia en los puestos y tiene a la gente más enchufada y puede hacer esas cosas. Paciencia, que el sábado empiezan las curvas en la competición.