Garrido celebra el tanto marcado al Extremadura en el descuento
Garrido celebra el tanto marcado al Extremadura en el descuento
CÁDIZ CF

El objetivo sigue siendo el mismo

Las metas se marcan por plazos, porque de grandes aspiraciones está lleno el libro de los fracasos.
Por  20:57 h.

La dirección deportiva ha cumplido. Con más o menos acierto, que para eso de los gustos todos tenemos un entrenador y un secretario técnico en la mesita de noche, pero ha reforzado la plantilla. Ahora le toca a Cervera ir encajando las piezas del puzle cada domingo para dar con la tecla de los mejores onces y a los propios jugadores remar juntos poniendo el objetivo del conjunto por encima del individual.

El objetivo debe ser el mismo. Amarrar la permanencia más pronto que tarde y a partir de ahí, a pelear sin presión pero sin complejos. La llegada de jugadores con más o menos nombres, como puedan ser Jurado, Iván Alejo o ‘Choco’ Lozano (con mejor representante que fútbol, creo) no debe hacernos perder la perspectiva, porque la Segunda es muy larga y la competencia va a ser muy dura. En el deporte, los éxitos llegan cuando los objetivos se marcan por plazos, porque de grandes aspiraciones está lleno el libro de los fracasos.

Si algo no debemos olvidar es la última liguilla de ascenso en Segunda B. Y no por el pozo dónde estábamos metidos, que también, sino por la actitud. Con un equipo en el que pocos creían, limitado pero con los conceptos claros se fue capaz de ir pasando eliminatoria tras eliminatoria arropado por una afición volcada, que no creía en tener que subir ‘por historia’ o ‘por plantilla’, sino que se hizo humilde y empujó celebrando cada córner como una oportunidad de gol que podía valer su peso en oro. Al más puro estilo Premier. Olvidando el antes y los alrededores y centrada en el minuto de partido que se estaba. Empujando, sin más. Seamos ‘cholistas’ y vayamos partido a partido, porque nos caeremos en más de uno y necesitaremos levantarnos en el siguiente.

Para ello, la actitud y las competitividad es algo que no se debe negociar (estilo Cervera) y es algo que los nuevos deben pillar tal y como pongan el primer pie en el Rosal. Por el último tramo de partido del domingo, parece que Iván Alejo (calidad tiene mucha) y Nano Mesa (movilidad y fijación en la portería tiene) han pillado el concepto y contagiaron a la grada.

Si a eso le unimos lo que hay, porque tener un jugador como Alex en el centro, capaz de girar con el balón controlado en busca de la mejor opción es un lujo, un guardián como Garrido o tener a un central imperial como Fali, puede darnos para hacer una temporadita ‘apañá’. Pero sin olvidar dos conceptos básicos como son el del ‘cerverismo’, basado en el trabajo y la lucha, y el del ‘cholismo’, que no nos volvamos locos y vayamos partido a partido.