Juan Flere debutó  ante el Albacete.
Juan Flere debutó ante el Albacete.
Cádiz CF

Nos vamos a divertir

'La división entre 'cerveristas' y la salida del cajón de los detractores de ese fútbol, digamos sin posesión, vuelve a estar latente'
Por  17:48 h.

Se acabó. Y como tenía que acabar. Sin que el Cádiz CF fuera capaz de lograr en su Estadio el ascenso, primero, o el campeonato, después. La tradición es lo que tiene, para que después digan que la Peña ‘La Historia Chunga Me Persigue’ no tiene razón para existir. De todas formas, tampoco nos vamos a poner pejigueras después de ascender y hacer amigos en Girona y Albacete, que nunca se sabe lo que puede deparar el futuro.

Como no hay aficionado sin opinión ni fútbol sin debate, estos días no entretenemos en lamentarnos o justificar que no se haya conseguido ser primero después de la temporada realizada. Mi análisis, aunque no le interese a nadie y menos con todo ya terminado, es que el equipo llegó a Girona de fiesta y cuando quiso competir ya era tarde. Aún así, mereció el empate. Con el Albacete hizo una buena primera parte donde mereció irse ganando y en la segunda parte, si el equipo que se jugaba la vida no achucha, es para que se lo hagan mirar. No obstante perdimos el partido en el 90 y con un penalti de VAR.

A partir de ahí, será Cervera, que para eso es quien mejor conoce su vestuario, el que debe decidir lo que necesita para la nueva categoría y con lo que quiere quedarse. Su mensaje ha sido claro. Es un romántico que le gustaría poder jugar con sus jugadores que han ascendido, pero también sabe que el fútbol moderno y romanticismo no son buenos compañeros.

Ahora toca a la secretaría técnica trabajar. Arias no lo ha hecho nada mal esta temporada. Y a los aficionados les debe tocar disfrutar de lo logrado y luego, ilusionarse con lo que viene a partir de septiembre. Sonarán decenas de nombre en este tiempo como posibles fichajes. Habrá que esperar lo que se concreta.

De todas formas, no me gusta, y lo digo en julio, el debate creado tras la no consecución del campeonato. La división entre ‘cerveristas’ y la salida del cajón de los detractores de ese fútbol, digamos sin posesión, vuelve a estar latente y puede significar que, si entramos en el estadio, en la jornada cinco haya un run run insoportable. Por eso pienso que toca disfrutar y esperar a ver lo que llega, aunque mucho me temo que tendremos más de un mes de debate sobre la posesión de balón para el año que viene. La posesión de la pelotita, esa estadística tan sobrevalorada. Nos vamos a divertir.