Los jugadores celebran la victoria en Extremadura
Los jugadores celebran la victoria en Extremadura
Cádiz CF

Múnich

'Toca pensar en el partido del sábado antes que en la gloria'
Por  16:30 h.

Cuando acabó el partido contra el Oviedo, mi cuñado, futbolero él aunque no cadista, me preguntó contra quién le quedaba jugar al Cádiz CF. Mi respuesta, como buen cagón de la Peña ‘La Historia Chunga Me Persigue’ fue: “Cuatro partidos contra el Bayern y todos en Múnich”. Parece ser que el primer envite contra los muniqueses de la segunda división española en el De la Hera Arena se ha solventado y todo el mundo coincide es que estamos a “un pasito de la gloria”.

Como presidente de la Peña ‘La Historia Chunga Me Persigue’, donde por las noches se me aparecen balones que dan en un palo, rebotan en el portero y salen fuera, colegiados diciendo que el descuento dura hasta que el rival meta gol y ese tipo de cosas, no puedo negar la realidad, que puede pasar porque ni siquiera ganando un partido de los tres el Cádiz CF suba. Pero prefiero centrarme en el partido contra el Fuenlabrada.

Quién me iba a decir a mí en el principio de los años 90 cuando estudiaba en Madrid y me tragaba la Segunda B por Telemadrid los sábados que un día mi Cádiz CF podía certificar un ascenso a primera jugando contra el Fuelabrada. La de vueltas que da el fútbol.

Tantas vueltas y tan caprichosas que el Cádiz CF, al que durante muchas ocasiones se le ha negado un ascenso en Carranza ante su público puede lograrlo este año. ¿Este año? Sí, tenía que ser este año, cuando no puede entrar el público. Las cosas de mi Cádiz CF, capaz de fallar un penalti en el último minuto que lo mantenía en la categoría y a los años en el mismo escenario, cuando comenzó una liguilla en la que casi nadie creía, ascender metiendo un gol en esa misma portería por un resbalón de un defensa contrario.

De todas formas, toca pensar en el partido del sábado antes que en la gloria. Toca pensar en que vamos a sufrir 90 minutos contra un equipo que como todos en Segunda no lo va a poner fácil y no viene a Carranza a sumarse a una posible fiesta, aunque sea a puerta cerrada. Le toca al comandante Cervera aislar a los suyos de una posible euforia, por mucho que esté casi hecho, y hacerlos saltar el campo contra el Fuenlabrada como si no hubiera una nueva oportunidad. Creer y morder para salir por la puerta grande, donde a buen seguro estarán los cadistas…. Y no se olviden de las mascarillas para esa ocasión que salimos en las teles.