José Manuel Jurado, con el preparador físico Miguel Ángel Campos.
José Manuel Jurado, con el preparador físico Miguel Ángel Campos.
Cádiz CF

Jurado y el mal del fútbol moderno

Todo sería más natural si saliera a dar una rueda de prensa y con la mayor naturalidad del mundo explicara su lesión
Por  19:37 h.

Vaya por delante que soy de los convencidos que Jurado puede darle mucho al Cádiz CF. Calidad tiene para ello y los dos ratitos que ha salido ha demostrado un cosa del ADN Cervera (si la Masía y el Barça tiene su ADN, nosotros también): compromiso. Es verdad que todo aficionado (aquí el primero) tiene dentro un analista, un entrenador, un periodista y un experimentado futbolista, y eso hace que ya se escuche que Jurado ha venido a retirarse, que va a ser un nuevo Tristán o que va a ser un fiasco. La memoria en esto del fútbol tampoco suele ir de la mano de la historia en muchas ocasiones, ni para lo bueno ni para lo malo, pero acuérdense de Güiza, de su fichaje, de su presentación…. y de lo que dio finalmente.

Que Jurado está sufriendo creo que no se le escapa a nadie. A todo futbolista la gusta jugar y está pasando un calvario. ¿El por qué? No lo sabemos. Y ese es el mal del fútbol moderno. La falta de naturalidad. El estar en el olimpo de los dioses aunque no se sea más que un futbolista profesional, que al fin y al cabo vive gracias, en parte solo, al aficionado. Esto no es reproche a Jurado, es un mal común, salvo excepciones (por eso me gusta escuchar hablar a Cervera).

Creo que a Jurado no se le ha escuchado abrir la boca desde que fue presentado. Por la sala de prensa, sea de Carranza o del Rosal, el timbre de voz del futbolista no se conoce mucho. Y he ahí el error. El puñetero mal del fútbol moderno. Todo sería más natural si saliera a dar una rueda de prensa y con la mayor naturalidad del mundo explicara su lesión, cómo se siente, qué le pasa…. No es un mal único el calvario de Jurado, le ha pasado a muchos antes y salieron. Algunos incluso peor y sin ir más lejos el pasado viernes por la noche dio un recital de fútbol, toque y movimiento en Carranzas. Se llama Cazorla, para el que no se acuerde.

No seré yo quien dé un consejo a nadie, y menos a un jugador contrastado y con el ‘culo pelao’ (que dijera Luis Aragonés). No seré yo el que le diga lo que debe hacer, porque no me toca. Pero creo que le vendría bien salir a la palestra y pasar de convertirse de futbolista a hombre para decir, sin tapujos: “oigan sí, estoy jodido con las puñeteras lesiones. Me he metido presión para jugar por lo que sea…. pero no desesperen. Me voy a recuperar en los plazos que tengan que ser y voy a poner mi fútbol, el que tenga, al servicio del equipo”.

Valdría quizás para liberarlo a él y para que muchos vean que es un jugador, sin más, que ha venido al club porque le ha apatecido, porque ha creído, porque le ha parecido bonito el reto de subir…. por lo que sea, pero no a pasar con más pena que gloria. No obstante, a la afición le pediría paciencia. La situación que tenemos no nos requiere urgencias con un jugador que en el último tramo de la liga (cuando se juegan las castañas) puede darnos mucho. Porque calidad tiene algo más que de sobra. Como he empezado, y creo que se ha visto, soy un convencido de que Jurado puede aportar mucho, porque los jugadores de calidad, los diferentes, siempre pueden hacerlo. Que tenga suerte y se recupere bien. Sin prisas, esto es muy largo y de momento no hay urgencias.