José Mari ante el Fuenlabrada.
José Mari ante el Fuenlabrada.
CÁDIZ CF

El imprescindible

El roteño José Mari es vital en el esquema de este Cádiz CF
Por  16:33 h.

Aunque a ningún entrenador le guste reconocerlo, por eso de la motivación y de que todos son iguales y deben aportar, hay jugadores que en ciertos sistemas o conceptos de juego son imprescindibles para un equipo. Recuerdo por ejemplo cuando gran parte de la España futbolera se cachondeaba de José Mari Bakero en aquel ‘Dream Team’ de Cruyff. Se decía que siempre daba la pelota ‘patrás’, y el caso es que para el flaco holandés en el centro del campo jugaban Guardiola, Bakero y los demás.

Parece más que demostrado que el imprescindible del Cádiz CF es José Mari. Que cuando juega es como si nadie lo viera pero cuando no está todo el mundo le echa de menos. Que le pregunten a Álex Fernández a quién pondría fijo en su alineación cada domingo. Garrido tapa, ocupa todo el centro del campo, hace de muro y José Mari hace que, sin grandes filigranas, todo lo demás funcione.

No le hace falta una excesiva conducción de balón para oxigenar al equipo, para hacer que Álex en la mediapunta se sienta cómodo y sin temor a perder la pelota o la posesión, para que las bandas sepan que la pelota llegará o para que los centrales tengan la seguridad de que la pelota no se va a perder ahí y van a recibir una contra que los pongan en aprieto.

No soy de repasar números y estadísticas, eso se lo dejo a los del fútbol moderno y las tablets en los banquillos, pero por sensaciones, y creo que hasta por resultados, es indiscutible que Jose Mari es el imprescindible. Y también que él con quien más cómodo se siente a su lado es con Garrido, por lo que más nos vale que no se vuelvan ni a resfriar para no sentirnos perdidos como en la primera parte contra el Málaga.

Se hizo un mal partido y se acompañó de decisiones arbitrales que bailaron entre el fútbol moderno (con un penalti por mano fortuita) y el fútbol de antaño (un penalti que el árbitro no ve, amonesta al delantero y no se baja del burro). Mala tarde para el Cádiz CF y para los árbitros, porque tan mal estuvo el de abajo como el del VAR. La cuestión, que esta mala tarde general hace que vayamos a Gijón obligados a ganar para no sentir o incluso ser sobrepasado por el Zaragoza, favorito al ascenso junto al Cádiz.

Ganar es importante, porque aunque da igual quedar primero que segundo, lo psicológico siempre suma, y si hay que ser segundo, que sea cuando falten cuatro jornadas y estemos a una victoria de conseguir el objetivo. Hasta entonces, mejor mirar la clasificación desde lo más alto para seguir creyendo que sí se puede.