Álvaro Cervera con una camiseta reivindicativa de su forma de juego.
Álvaro Cervera con una camiseta reivindicativa de su forma de juego.
CÁDIZ CF

Cervera es normal

El entrenador del Cádiz CF ha creado un estilo en el equipo y una legión en la grada
Por  13:43 h.

A Cervera se le puede discutir el sistema que utiliza, si el equipo es más o menos valiente o muchas otras cosas, pero hay una cosa indiscutible, y es que el entrenador del Cádiz CF es un tipo normal. Algo que en el fútbol moderno no es noticia pero sí sorprende. Particularmente me alivia tener un entrenador que dice cosas normales dentro de un deporte donde imperan las frases hechas y el espectáculo hooligan de periodistas bufanderos, en permanente prostitución del bendito deporte del fútbol y del periodismo, y otro tipos de chisgarabís que pululan por las tertulias deportivas.

Cervera se equivocó el domingo en Almería e insultó al contrario. Y de la manera más natural salió a rueda de prensa y dijo que se había equivocado. Que no tenía que haber hecho eso. La victoria del equipo fue para ponerla en las escuelas como ejemplo de lucha y de no rendirse, pero la rueda de prensa del entrenador, más si cabe. Porque al final es deporte, con toda la pasión que queramos ponerle, pero deporte al fin y al cabo, donde uno de los valores debe ser el respeto.

Tener un entrenador que dice ese tipo de cosas o que sale ante los medios a decir frases que se pueden escuchar perfectamente en la grada, con una análisis sin alharacas , sin frases como “la ansiedad es algo que te envuelve” o que “el fútbol tiene música”, en el fútbol actual es una lección de deporte, sin más.

A mí me gusta tener un entrenador normal, que se le entiende, que le hace gracia que le llamen ‘el gafas’ o que tenga el humor de poner una camiseta con la ‘LLNSN’, porque es de agradecer en un fútbol donde ya no vemos a los jugadores por las calles de Cádiz, como veíamos antaño a Juan José y Mejías en la puerta del Mesón Riojano o Jonathan Sesma (de los últimos haciendo eso) corriendo por la calle Valverde para no llegar tarde al entrenamiento.

Puede tener el equipo partidos mejores o peores, me puede desesperar porque desde mi desconocimiento no profesional creo que a veces falta plan b, puedo, sin haber visto el entrenamiento y conocer la percepción de cada jugador, querer que juegue uno u otro, pero al final, el que tiene más cara de bibliotecario de que de entrenador saca su libro de la simplicidad y explica las cosas con naturalidad.

Y lo natural en el fútbol actual es que a un entrenador que está primero y que ha creado un estilo en el equipo y legión en la grada tenga su renovación encima de la mesa. No sé si es la naturalidad del propio entrenador que sabedor de que tiene contrato hasta junio ha optado por un “ya hablaremos de eso, que queda tiempo y estamos en otra cosa” o es cosa de los despachos. Particularmente concibo el deporte desde un punto de vista respetuoso y también debe serlo en lo contractual. Lo lógico sería el “ya hablaremos de eso”, pero en el fútbol moderno, donde la moneda ganó al romanticismo hace tiempo, nunca se sabe. Solo espero que el proyecto de momento siga, no haya matices raros en la temporada y nos acompañen los éxitos, que en eso ya cada uno sabrá lo que se marca como éxito.