Javi Navarro durante el encuentro copero en Las Gaunas.
Javi Navarro durante el encuentro copero en Las Gaunas.
CÁDIZ CF

Centrémonos

"Lo de la Copa ha sido una cagada, pero el cagadón no debe descentrarnos"
Por  11:31 h.

La sensación de calma y sosiego no suele acercarse a las gradas de los estadios de fútbol. Un deporte donde la euforia y el derrotismo están separadas por una delgada línea, por un lance de juego o por un resultado no esperado. Lo de la Copa ha sido una cagada. Sí. Que no era una competición que fuéramos a ganar. También. Que fuéramos pasando ronda con el solo objetivo de ver un ‘grande’ en Carranza. Puede ser. Pero el cagadón no debe descentrarnos. Más preocupante debe parecer fallar dos penaltis.

En el deporte no siempre se gana. Ni aunque te enfrentes a rivales más débiles. Entre otras cosas dejaría de ser deporte y se convertiría en matemáticas. Dicho lo cual, la eliminación en Logroño no debe hacer que aparezcan las dudas ni los fantasmas. No puede aflorar que los de la peña ‘La historia reciente me persigue’ inunden de derrotismo el territorio amarillo.

Todo en su justa medida, aunque tampoco hay que ser mediocre y por eso es necesario ganar en casa contra el Mirandés. Llevamos casi un mes fuera de competición entre vacaciones y Copa, y los dos últimos resultados han sido derrota y empate. Toca ganar para despejar malas sensaciones y, sobre todo, que no nos invada el derrotismo.

El equipo debe salir a mandar en Carranza. A dar un golpe de autoridad. A buscar el primer gol y después el segundo. A mostrar orgullo de líder. Solo así volverá a contagiar a la grada y hacerle ver que lo de Logroño fue simplemente deporte, donde la posibilidad de caer existe cada partido. El equipo debe brindar a la afición un resultado en el que los últimos diez minutos sea una fiesta y no un “¡ojú! ¡Cuidaito que nos empatan! ¡Saca ese balón de ahí, chiquillo!”.

No se trata de ‘jogo bonito’, se trata de solvencia. La que ha demostrado el equipo en la primera vuelta. Luis Aragonés decía que lo importante era estar en la pomada cuando llegara el final. Desgraciadamente para nosotros, a Dios gracias para el espectador ajeno, la pomada ya ha llegado. Porque en Segunda no te puedes despistar. No valen las dudas. No nos pongamos nerviosos, pero ganemos con solvencia. No es una final lo del Mirandés, pero quizás sí una necesidad.

Y una petición para que la prensa no ponga nervioso a los supersticiosos como yo (los angustiados somos así). Dejad de sacar cosas como las previas de Logroño. No existen campos afables. La historia pasó. No se nos da bien jugar en ningún campo hasta que no hayan pasado los 90 minutos y hayamos ganado. Y una vez ganado, para la siguiente vez, previamente no se nos da bien. Tiren las hemerotecas. Vayamos partido a partido, batalla a batalla.