nano-mesa-malaga
Cádiz CF

La pizarra del Málaga 1 Cádiz CF 2

Nuevo partido controlado desde su solidez defensiva. El Cádiz CF supo sufrir en diez minutos finales de mayor tensión
Por  12:59 h.

Aprender ganando

Nueve victorias en once partidos dan para observar la clasificación desde las alturas, en solitario, con solvencia. El Cádiz CF volvió a mostrar en La Rosaleda que es un líder sólido, con automatismos definidos, ideas claras y una pegada descomunal. Nada altera su marcha autoritaria en la competición, pese a que Cervera perdía a última hora a uno de sus hombres más emblemáticos: Garrido. De momento casi nadie ha encontrado la fórmula para frenar su trayectoria prácticamente inmaculada.

1. Dos delanteros como alternativa

El técnico cadista sigue apostando por un once base sobre el que mueve las piezas para encajar con las mejores alternativas cuando se producen las bajas. Así, la ausencia del centrocampista vasco en el doble pivote la solucionó introduciendo a Nano Mesa como segundo punta, una opción que había utilizado con poca frecuencia hasta el momento.

De esta forma, Álex Fernández retrasó su posición junto a José Mari, y dejó al canario como acompañante de Lozano. Con sus “cosas buenas y malas” la variante no parece convencer a Cervera más que su apuesta de jugar con el madrileño como enganche del hondureño, que le aporta más solidez al equipo. Con los cambios, continuó moviendo piezas, cual tablero de ajedrez y Nano Mesa acabó jugando unos minutos tirado a banda derecha hasta que entró Iván Alejo.

2. La vuelta de Edu Ramos, un ‘guerrero’ más para el doble pivote

La función de centrocampista defensiva es una de las más importantes en este Cádiz CF de Cervera. De momento ha utilizado a dos de sus hombres de mayor confianza: Garrido y José Mari, con inclusiones esporádicas de Bodiger y Álex Fernández, que se sitúa por delante de ellos. En Málaga tuvo que solventar la baja del vasco retrasando al madrileño, pero también pudo recuperar a otro efectivo más para esta posición.

Edu Ramos regresaba tras su lesión y debe tener una aportación importante en esta liga tan larga que tanto desgasta a los equipos. El malagueño es la cuarta pieza para combinar las opciones de contención en la medular en la treintena de partidos que restan para mantener un nivel defensivo tan exigente.

3. Tensión final para aprender ganando

Decía Cervera al final del partido, con mucha razón, que el Cádiz CF tuvo controlado al Málaga durante ochenta minutos de juego. Curiosamente sufrió más cuando marcó el segundo gol Caye Quintana y se produjo algo de relajación al ver la victoria tan asegurada.

Llegaron algunas pérdidas en el centro del campo y “un gol después de un saque de banda que no se puede volver a repetir”. Las lecciones con victorias ayudan más a crecer, especialmente si el equipo sabe que cuando sufre suele salir vencedor.