CÁDIZ CF

La pizarra del Extremadura-Cádiz CF: Garrido, el orden… y el caos

Los cambios en la segunda mitad retratan a un Cervera sobrepasado por los acontecimientos que ya no sabe qué hacer
Por  18:26 h.

La peor de las sensaciones. El Cádiz CF no sólo perdía tres puntos en Extremadura, sino que se dejaba la última parte de su identidad y casi todo el crédito con el que contaba su entrenador después de dos años largos de éxitos. Álvaro Cervera pretendía regresar a su origen, con el retorno de Garrido a la medular, pero queda comprobado que esta crisis supera nombres, sistemas y cambios de estrategia.

Al margen de que las responsabilidades sean repartidas entre presidente, director deportivo, entrenador y futbolistas, sobre el verde mandan estos dos últimos y su actuación en Almendralejo provoca pánico por la carencia siquiera de un clavo ardiendo al que agarrase. Los que visten de corto se encuentran en un momento anímico pésimo y su guía los terminó por descolocar en los 25 minutos finales. Un despropósito.

1.- Garrido para fortalecer la medular

La mejor noticia del viernes es el regreso de Jon Ander Garrido, un pelotero indiscutible en este plantel. Cervera se apoya en su piedra angular, el centro del campo, y los cuatro mediocentros formaron de inicio en el Francisco de la Hera. Garrido y José Mari, con Álex por delante y Edu Ramos de central. Sólo Karim (vaya papeleta la del francés que trajo Cordero) se quedó en el banco.

El de Barakaldo realiza una labor oscura y silenciosa en el típico 4-2-3-1. No es un tópico. Más allá de su actuación individual, permitió liberarse a José Mari, que se pareció en algo al futbolista de las dos últimas temporadas, hasta que le aguantó el depósito. Esta pareja debe ser la base sobre la que se cimente la resurrección del equipo amarillo, con Álex por delante debido a su momento de forma. El problema, entonces, se traslada arriba. El cambio de Salvi-Alvarito-Ortuño por Agra-Manu-Lekic es tremendo. No es de extrañar que no se aprovecharan las ocasiones para sentenciar.

2.- El agujero de la banda izquierda

Gran agujero que tiene el equipo por el costal zurdo. El infatigable trabajo de Alvarito, corriendo todo el partido de arriba a abajo y viceversa, se nota más allá de los goles que marcaba y las ocasiones que generaba. Manu es un magnífico proyecto de futbolista, que está rindiendo muy por encima de lo exigible, pero acaba de aterrizar en el fútbol profesional y tiene carencias. La fundamental, en labores defensivas, lo que le va a costar el puesto.

No se salva Matos, pero el ex del Sevilla fue de lo mejor en Extremadura.

matos

3.- El despropósito de los cambios

Don Álvaro Cervera es el mejor entrenador del que ha disfrutado el Cádiz CF en los últimos tiempos. Pero está absolutamente superado por los acontecimientos. Se comprueba por sus palabras y también a través de sus hechos. El míster que ganaba partidos desde el banquillo provocó el naufragio absoluto en el Francisco de la Hera con sus movimientos.

Quedaba más de media hora para al menos empatar la contienda. El Extremadura le dio la vuelta en dos minutos. Cervera se apresuró y sacó todo su arsenal ofensivo pero de manera descontrolada. El Cádiz CF acabó con tres centrales (Garrido entre Keco y Edu), algo que no hace prácticamente nunca. Con Álex como lateral derecho aunque luego volvió a adelantar su posición. Con Jairo como carrilero zurdo después de empezar como extremo derecho. José Mari superado en la medular, dos delanteros calcados (Carrillo y Lekic) y Aketxe desaparecido. Ni tiró a puerta con peligro con media hora para hacerlo. La imagen clásica de la desesperación.