Marcos Mauro y Brian aprietan al jugador almeriense.
Marcos Mauro y Brian aprietan al jugador almeriense.
CÁDIZ CF

Un Cádiz CF asimétrico

El equipo amarillo sólo abre una de sus bandas y aunque gana en solidez pierde opciones en ataque
Por  10:00 h.

El Cádiz CF sigue sin ganar en este 2019. Una derrota y dos empates. Mantiene sensaciones positivas en cuanto a la solidez, pero falta algo. Desde la salida de Salvi por lesión, se ha convertido en un equipo asimétrico, que sólo abre por la banda izquierda de Jairo, sacrificando la diestra. Un contratiempo pues su mejor versión coincidió con la puesta en escena de las dos alas abiertas.

Con Álex, quizás el jugador con mayor calidad del plantel, se gana en control y solidez, pero se pierde en ataque (pese a que en Almería disfrutara de las mejores ocasiones). El regreso del mejor Salvi o un nuevo extremo de garantías fichado en el mercado invernal pueden dar el salto de nivel que necesita el plantel si aspira a luchar por el ascenso a Primera.

1. Edu Ramos ‘sienta’ a Garrido.

El mediocentro de Barakaldo regresaba a la convocatoria tras cumplir sanción pero Cervera prefería premiar a Edu Ramos después de su buena actuación ante el Granada. Sorpresa porque no se adivina hombre más indiscutible para el míster que el propio Garrido. El ex del Córdoba cuenta en teoría con mejor salida de balón, pero en el Juegos del Mediterráneo apenas entró en contacto con el esférico. El vasco le sustituía en la segunda mitad, pues además vio una cartulina amarilla.

En la alineación se mantenía Álex, que en la primera parte actuaba como enganche, con poco éxito (sin destacar su gran jugada que propició el penalti, y su mal lanzamiento). Vallejo caía a la derecha, donde pierde mucho potencial pues el chiclanero es realmente decisivo en el área. Y como extremo, su compañero Correa sufre más de la cuenta. En la reanudación, intercambiaron posiciones y el rubio pasó a la banda. El Cádiz CF experimentó una ligera mejoría.

En ese primer asalto, los cadistas erraban en la presión, permitiendo que el Almería saliera con mucha facilidad desde atrás, hasta que Cervera adelantó a Álex para que empujara junto a Lekic y Vallejo. Cuando recuperaban, apenas le duraba el cuero en sus botas y no tenían oportunidad ni de jugar ni de correr, lo que necesita como el aire este plantel.

2. Un banquillo de lujo.

El entrenador disponía de auténticos ‘titularísimos’ entre los suplentes. E hizo cambios para llevarse los tres puntos. Salvi, Garrido y Aketxe entraron en la segunda mitad y es prueba de que hay mayor competencia y fuerza en la plantilla que otros años, a la espera de que vengan dos extremos y quizás un delantero en el mercado de invierno.

Los tres entraron en la segunda mitad, pero la reacción quedó cercenada de raíz por la expulsión de José Mari.

3. Aketxe de mediocentro.

Antes de que se produjera la marcha forzada del roteño, Cervera retiraba a Lekic y el Cádiz jugaba con Manu Vallejo como nueve de referencia. Una modificación que puede consolidarse en un futuro si el técnico le devuelve la titularidad a Salvi sin sacrificar a Álex.

Al quedarse el conjunto gaditano con diez, justo un instante después de retirar al centrocampista madrileño, el entrenador retrasó a Aketxe para compartir la medular con Garrido. Arriba, se la jugó con la velocidad de Jairo, Salvi y Vallejo. Incluso con uno menos los amarillos generaron más peligro que un adversario temeroso, pero el punto contentaba a las dos escuadras.