Carrillo fue incapaz de superar a Tomeu Nadal.
Carrillo fue incapaz de superar a Tomeu Nadal.
CÁDIZ CF

La pizarra del Albacete-Cádiz CF

Dani Romera adquiere protagonismo con su irrupción en los últimos partidos y aporta gol, una condición que Mario Barco, Lekic y Carrillo aún no han saboreado
Por  13:05 h.

La pizarra del Albacete-Cádiz CF: ‘Recompensa a medias en el mejor partido’

El Cádiz CF completó en Albacete su mejor partido de los seis que ha disputado esta temporada entre Liga y Copa del Rey. En el Carlos Belmonte fue superior al equipo manchego (un conjunto que aún no conoce la derrota), aunque esa imagen no fue suficiente para lograr los tres puntos.

Si el Cádiz CF no ganó en La Mancha fue por una razón fundamental: el desacierto de cara a la portería contraria. Y es que sin goles no hay premios. Al menos, eso sí, se pudo rescatar un punto en el último suspiro gracias a una genialidad del almeriense Dani Romera.

1. Dani Romera toma la delantera

Con el sistema de Cervera lo habitual es que el Cádiz CF juegue con un atacante y esa plaza parece tener dueño si todo marcha como en los últimos días. Con dos goles se empieza a ganar el crédito que no tuvo el curso pasado por el infortunio de las lesiones y es ahora, poco más de un año después de su llegada, cuando el almeriense empieza a demostrar sus cualidades.

Hay esperanza porque Dani Romera ya demostró en el Barça B que tiene condiciones para destacar. ¿Por qué no puede volver a hacerlo en el Ramón de Carranza?

En Tenerife tiró de astucia para marcar de cabeza y encarrilar el pase copero a la siguiente ronda. Días más tarde, una genialidad suya de tacón en el minuto 91 evitó sirvió para superar al hasta entonces infranqueable Tomeu Nadal y, de paso, evitó la derrota del Cádiz CF.

El gol, esa premisa fundamental para que el trabajo obtenga resultados, le cuesta Dios y ayuda a un Cádiz CF que busca un ‘killer’ que podría tener en su propia casa con el almeriense. Así es porque, salvo que se demuestre lo contrario, Mario Barco, Carrillo y Lekic no están nada finos.

El navarro, ausente en el Carlos Belmonte, trabaja por y para el equipo pero no termina de definir. Del balcánico, experimentado en estas lides pero en proceso de adaptación al llegar a Cádiz el 31 de agosto, se espera mucho más. Finalmente, Carrillo, que estuvo a punto de marcharse al Reus en la ‘Operación Lekic’, sigue negado ante el marco contrario. En Albacete se pudo comprobar este hecho con cuatro grandes ocasiones desperdiciadas por el murciano. Unas veces por su desacierto, en otras por unos centímetros y en el resto por la sensacional actuación del guardameta Tomeu Nadal. Eso sí, estos arietes son del gusto del míster por su estilo. Por tanto, habría que cambiar el esquema para que entrara Dani Romera.

2. Errores puntuales en la zaga

Hay partidos y partidos pero, generalmente y salvando la visita a Son Moix, el Cádiz CF no está sufriendo grandes ocasiones en contra. Almería, Numancia, Oviedo y Albacete no pusieron en demasiados aprietos a Cifuentes y eso en gran medida es virtud del entramado defensivo de todo el conjunto.

Ahora bien, en la mayoría de esos partidos se cometieron errores puntuales en la zaga que le han costado puntos al equipo gaditano. Desde Correa ante el Oviedo hasta Marcos Mauro en Soria o Albacete (el argentino no está especialmente fino en este arranque). También Cifuentes, que siempre suele salvar al equipo, no estuvo del todo bien en el Carlos Belmonte ante el remate de Roman Zozulia. Son detalles importantes que se deben pulir. Se habrá dado un paso muy importante si se logra.

3. A la espera del mejor Salvi

Nadie puede negar que el extremo sanluqueño se deja la piel en cada jugada, pero también es evidente que no está en su mejor estado de forma, con esa verticalidad con la que deslumbró en el comienzo del pasado curso hace ahora un año.

La pretemporada de Salvi no ha sido la deseada para un futbolista que podía marcharse de la Tacita de Plata en cualquier momento, pero el jugador se esfuerza para adquirir su mejor versión sobre el rectángulo de juego. Agra, por su parte, podría apretarle más las tuercas con su competencia.

Mientras que eso sucede, Cervera ya sabe que en la otra banda crece cada día que pasa un jugador implicado como el que más. En Albacete volvió a dejar su sello Manu Vallejo. El chiclanero demuestra desparpajo, potencia, ímpetu y corazón en cada jugada. Tiene hambre y es cadista desde la cuna. ¡Qué más se puede pedir! Jairo no lo tendrá fácil para ser titular cuando se recupere.

Por otra parte, Perea empieza a tener más regularidad y su innegable calidad también supone un aliciente más para que el Cádiz CF cree peligro. Un peligro que siempre llega con Aketxe (suplente en Albacete) a balón parado.

En la sala de máquinas, a la espera de Garrido y con José Mari sin estar al cien por cien, Cervera probó en tierras manchegas con el incombustible Álex y el recién llegado Edu Ramos. Y todo ello sin contar con el galo Karim Azamoum, que tendrá sus minutos durante el curso. Sin lugar a dudas, las opciones existen.