Cervera, antes de dar comienzo un partido.
Cervera, antes de dar comienzo un partido.
Cádiz CF

La renovación

Sería muy raro que Vizcaíno no le diera a la afición un acuerdo con el que seguir contando con Cervera
Por  16:14 h.

Manuel Vizcaíno es un presidente de lo más populista. Raro sería que no le diera a la afición la renovación de un entrenador que se ha ganado el respeto y la admiración de todos los aficionados y de buena parte de la ciudad. Dicho eso, al sevillano le va a costar dios y ayuda conseguir que el señor de las gafas estampe su firma en el contrato que le presente a las primeras de cambio.

A buen seguro que se llegará a un acuerdo, pero será duro de conseguir. Entre otras cosas, porque -como en toda negociación- cuando una de las dos partes se siente mucho más fuerte que la otra presionará al máximo para llevar a efectos hasta sus últmas peticiones. Y en este caso, Cervera se sabe y se siente, porque lo tiene, con el poder absoluto. Ese que tiene sobre las masas y el que acredita un expediente brillante que va desde sacar del pozo al club hasta llevarlo derechito a Primera pasando por tres años de consolidación del proyecto.

Por tanto, no debe muy difícil aventurarse con un posible guion de los acontecimientos. Como es normal, el club se pondrá en contacto con el entrenador como obliga a la entidad a dar el primer paso para seguir contando con su entrenador. A esto le seguirá una conducta firme y autoritaria de un técnico que pedirá, con razón, el oro y el moro a sabiendas de que la afición no perdonaría a Vizcaíno que el responsable del crecimiento de la entidad en los últimos años se vaya con la música a otra parte.

Y por si no fuera poco, a Cervera le empujará más aún saber que cuenta con ofertas suculentas de otros clubes con los que apretar más la cuerda en una negociación que se dilatará en el tiempo a no ser que Vizcaíno le ponga un cheque en blanco encima de la mesa, una opción, esta última, que para nada se puede descartar debido a lo mucho que representa Cervera en un club que va a Primera de su mano.