Edu Ramos fue el segundo cambio de Cervera.
Edu Ramos fue el segundo cambio de Cervera.
Cádiz CF

La pizarra del Zaragoza-Cádiz CF

El once amarillo gestiona de forma ejemplar su superioridad ante un Zaragoza con muchos defensas pero demasiado abierto
Por  13:15 h.

Todo sigue su curso

Podía haber algún atisbo de duda acerca de cómo plantearía Álvaro Cervera un partido como visitante ante un equipo de Lucas Alcaraz, entrenador que el año pasado se coló en Carranza, siendo técnico de un Almería entonces en problemas, con una defensa de cinco hombres y un sistema ultraconservador. En aquella ocasión, al preparador granadino le salieron las cosas tal y como tenía previstas, es decir, ‘cerocerismo’ al término de un partido que aburrió al más pintado.

En esta ocasión, el escenario y el rival cambiaba, pero no así el planteamiento inicial de Alcaraz. Al menos, sobre el papel. Porque aunque el Zaragoza salió con cinco defensas, en la práctica sus carrileros Aguirre y Alberto Benito fueron dos extremos más. Y lo cierto es que las incorporaciones de los dos laterales allanaron el camino de un Cádiz CF que, con espacios y confianza, vuela. Y volvió a volar.

1.Solo un cambio, y obligado

Las cosas le van tan bien a Cervera que hasta prefiere hacer caso a la lógica y apartar, aunque sea concienzudamente, sus métodos más quisquillosos, como, por ejemplo, ese que reza que a la hora de hacer un once suele fijarse más en el rival y en el tipo de partido que se pueda dar y no a seguir la dinámica repitiendo once si este viene de ganar. Al final, Cervera se está comportando como suelen hacer todos los entrenadores y está confiando en la racha al repetir semana tras semana el once que le ha devuelto la alegría al cadismo. Lógico, normal y, lo más importante, efectivo.

Para este encuentro tuvo que hacer un cambio obligado por las circunstancias. Y ese no ha sido otro que el de Álex Fernández por el lesionado José Mari. En este cambio, como el equipo que sacó en Córdoba, volvió a confiar más en la jerarquía de sus jugadores que en sus propios postulados. Y es que, bajo una mentalidad cerveriana, si en Córdoba podría pensarse que el entrenador cadista prefería un triple pivote en la medular en detrimento de Lekic, este viernes ante el Zaragoza podría pensarse igual si hubiera sacado a Edu Ramos antes que a Álex, al que suele poner más adelantado. No fue así. Cervera confió en los escalafones y antepuso al mediocentro madrileño antes que al malagueño. Y otra vez, acertó.

2. Las urgencias mañas facilitan la tarea

Los primeros diez minutos de juego no gustaron mucho a Cervera porque su equipo estaba contra las cuerdas ante un Zaragoza que salió a por todas y con dos carrileros pisando campo gaditano cada dos por tres. Sin embargo, nuevamente la defensa amarilla supo fajarse bien y poco a poco se fue haciendo con la situación después de ver como Marc Gual se topaba con Cifuentes en lo que fueron dos ocasiones claras desperdiciadas por el ex del Sevilla Atlético. Pasado ese primer cuarto de hora, el Cádiz CF se hizo con la situación aprovechando las urgencias de un Zaragoza que por muchos centrales que sacase dejó desprotegida su área.

El gol gaditano refleja lo que fue el planteamiento de Cervera. Robo de balón en campo propio y salida en estampida hacia la portería contraria con pocos pases. Jairo, de primeras, manda un balón profundo para que Salvi se interne y meta el balón al primer palo donde aparece Manu Vallejo, que sin querer deja el balón atrás para que Lekic no perdone. Gol y tres puntos más para el zurrón.

3. Lucas Alcaraz cambia el plan; Cervera no

Como era normal, el Zaragoza intentó mandar más jugadores al ataque y Lucas Alcaraz quitaba un defensa para meter más madera. Por su parte, Cervera se limitó a refrescar a sus jugadores. Si ya antes, con la lesión de Salvi, apostó por seguir con el mismo métodos de bandas abiertas sacando a Carmona antes que a los jugones Aketxe o Perea, de la misma forma actuó para seguir desarrollando lo mismo con los dos siugientes cambios.

Tanto Edu Ramos, que salió por Álex en el minuto 73, como Aketxe, que hizo lo propio por Manu Vallejo en el 84′, salieron con la misión de contemporizar un encuentro al que llegó tranquilo el Cádiz CF pese a que el Zaragoza apurase sus opciones.