Manu Vallejo está siendo de lo mejor del equipo.
Manu Vallejo está siendo de lo mejor del equipo.
Cádiz CF

La pizarra del Mallorca-Cádiz CF

El Cádiz CF echa al traste una aceptable primera parte con una segunda mitad para olvidar
Por  17:45 h.

El Cádiz CF volvió a encajar un gol en los minutos postreros que le hizo perder los tres puntos en Palma al igual que el sábado pasado perdió dos en Carranza ante el Oviedo.Pero en esta ocasión, el gol del conjunto bermellón, a diferencia del que le marcó injustamente el once asturiano, vino a castigar con total razón a un equipo amarillo que hizo una segunda parte desastrosa y que, como admitió el propio Cervera, fue muy inferior a su rival.

Entre otras razones, lo fue porque en los segundos 45 minutos, quitando un par de llegadas, le dio por completo el balón a un equipo que se fue creciendo en el campo a medida que los amarillos fueron retrocediendo. Ni los gritos de Cifuentes, ni mucho menos de los de Cervera, valieron para que el once cadista espabilara. Y claro, de tanto ir el cántaro a la fuente llegó el gol al final, cuando más duele, sí, pero también cuando más vale para aprender de los errores.

1. Cervera prescinde de sus ¿queridas? bandas

Se ha repetido hasta la saciedad que el estilo de Cervera es innegociable pero cada vez que sale de Carranza, el entrenador cadista suele apostar por un trivote despreciando una de las bandas, sino las dos. Este año, sinAlvarito, la cosa parece más clara aún.Para colmo, Manu Vallejo, en la izquierda, no es el extremo al uso de este Cádiz CF que hace de la profundidad por sus carriles la seña de identidad de su filosofía. Además, sacar a Aketxe escorado en la izquierda es saber que, poco a poco, se va a estorbar con el que esté más cerca de la mediapunta -en este caso, Álex- dada la querencia del vasco a asociarse y a meterse por dentro. Poco a poco, Aketxe intercambió su posición con Álex para mala noticia de un Cádiz CF que perdió al madrileño en la sala de máquinas, donde sin duda es más efectivo. Y claro, con todo ello, Mario Barco es una isla arriba.

2. Sale Salvi y se mueve el puzle.

El primer cambio de Cervera fue Salvi por el desacertado Barco, que dejó la punta del ataque al ya asfixiado Manu Vallejo. El sanluqueño se colocó en la banda derecha y mandó a la izquierda a Aketxe, donde terminó de perderse en compañía de Álex Fernández evidenciando ambos que se pisan en la construcción. Detrás de ellos, los inamovibles EduRamos y José Mari, que a falta de un cuarto de hora para el final dejó su sitio a Karim Azamoum.

3. Los laterales, otra vez superados.

No es que Matos y Carmona cuajasen un nefasto partido, pero el caso es que el Mallorca no se cansó de llegar por sus bandas. El motivo es bien claro y se llama Ager Akexte, un jugador que en defensa aporta tan poco como Cifuentes en ataque.Solo así se puede entender que el lateral izquierdo del Mallorca, Salva Ruiz, campase a sus anchas así como a partir de la segunda lo hiciera el derecho Fran Gámez. Ni Matos ni Carmona estuvieron mal sujetando a sus pares (Lago Junior y Salva Sevilla, respectivamente), pero la nula colaboración defensiva de Aketxe propició que una y otra vez el Mallorca se colase hasta la línea de fondo para centrar en cantidad de ocasiones. De ahí que no solo Cervera se enfadase con el poco dominio de la pelota que tuvieron sus delanteros, sino también acabó molesto con su poca aportación defensiva. Y aquí el esfuerzo no se negocia. ¿O sí si se tiran bien las faltas? Habrá que ver…