Jairo Izquierdo intenta dejar atrás a un rival.
Jairo Izquierdo intenta dejar atrás a un rival.
Cádiz CF

La pizarra del Cádiz CF-Las Palmas

Los hombres de Cervera pasan por encima del once canario empleando los mandamientos de su entrenador
Por  19:29 h.

Lo que funciona, no se toca

El Cádiz CF completó el pasado sábado ante Las Palmas uno de los mejores, sino el mejor, partido con Álvaro Cervera en el banquillo. El 4-1 ilustra no solo el dominio de un equipo sobre otro, sino que también da razones para creer a la afición de que su equipo anda sobrado en la construcción y que es capaz de avasallar a cualquier rival que se le ponga en frente.

Cierto es que a este Cádiz CF le suelen ir las cosas rodadas si se adelanta pronto en el marcador, cosa que pasó en los primeros minutos de juego con el gol de Deivid en propiameta tras una jugada por banda finalizada por el omnipresente Manu Vallejo. Después, tras unos minutos en los que el toque de Las Palmas hizo algo de presencia, el once cadista volvió a machacar a su rival con los pasos elementales que dicta el método de su entrenador.

1.Mismo once

No dudó un instante el entrenador del Cádiz CF en repetir el mismo once que lleva sacando, con este sábado pasado, tres jornada consecutivas. Y media más si se cuenta el glorioso segundo tiempo ante el Elche, momento en el que todo comenzó a coger forma. La dupla atacante que forman Manu Vallejo y Lekic sigue dando sus frutos y si en esta ocasión el serbio no marcó sí que facilitó notablemente la tarea de los segundas líneas.

Cervera no tocó nada a pesar de que no supo el equipo que le iba a sacar su colega en el otro banquillo hasta que ambos equipos salieron a calentar antes del partido. Pese a ello, el técnico cadista se muestra confiando en los once jugadores que en estos momentos están dando un rendimiento inmaculado.

2. La banda derecha, un pozo sin fondo

Desde muy pronto, la banda derecha del Cádiz CF se convirtió en una fuente de problemas continuos para Las Palmas. Desde ahí llegó los dos primeros goles. El primero, tras un centro a la boca de gol de Manu Vallejo que remató en su propia portería Deivid. Y el segundo, espectacular, tras una jugada trenzada por varios jugadores que concluyó con una habilitación de Salvi a Correa para que el lateral, desde la línea de fondo, metiera el pase de la muerte atrás a Manu Vallejo para que el chiclanero llevase el éxtasis a una grada que se frotaba los ojos con el juego de su equipo.

La segunda parte siguió por los mismos derroteros. Salvi, que para colmo se aprovechaba de la tarjeta que vio el lateral zurdo ‘pío pío’ De la Bella, seguía campando a sus anchas. Y así estuvo hasta el final, momento en el que ponía la guinda al resultado con un soberbio zurdazo.

3. Los cambios, tarde y para perder tiempo

Las cosas le iban al Cádiz CF tan bien que Cervera no quiso tocar nada. Y si lo hizo fue para gestionar los últimos minutos de un partido en el que Las Palmas recortaba distancias en el 78′ para ponerse 3-1. Al poco del gol canario, al siguiente minuto, daba entrada en el campo a Álex Fernández por Manu Vallejo, que volvía a salir ovacionado de su estadio.

Las cosas apenas variaron en el campo y el Cádiz CF siguió mandando sobre Las Palmas al tiempo que Cervera racionaba los dos últimos cambios que le quedaban haciéndolos en el 87′ y ya en el descuento, momento en el que Salvi remataba la faena con el definitivo 4-1.