Salvi entró en la segunda mitad.
Salvi entró en la segunda mitad.
Cádiz CF

La pizarra del Cádiz CF-Granada

Cervera buscó los tres puntos aunque en todo momento valoró el empate ante un Granada que también lo firmaba
Por  18:05 h.

Responsabilidad en la sala

No pudo pasar del empate el Cádiz CF ante la visita del líder en un partido que si se midiese por las puntuaciones de boxeo serían los amarillos los justos vencedores del encuentro dado que fueron los de Cervera los que con mayor intención lo intentaron, sobre todo en la segunda parte.

Para este encuentro el entrenador del Cádiz CF apostó por la continuidad del bloque que perdió hace una semana en Pamplona y al cambio obligado de Garrido por sanción contestó con Edu Ramos, que apenas sufrió la inactividad realizando un partido de lo más notable.

1. Hombre por hombre

Como era de esperar, Cervera no se retorció mucho la cabeza pese a la mala imagen ofrecida tras la derrota del pasado domingo en Pamplona y se limitó a cambiar a Garrido por Edu Ramos. El resto, los mismos aunque con la diferencia de dar una mayor libertad de movimientos a Álex Fernández, que comenzó en la mediapunta dejando en la banda derecha a Manu Vallejo, donde a fuerza de partidos parece evidente que el chiclanero comienza a rendir muchísimo menos que cuando sale en la posición de segundo delantero por detrás de Lekic.

El caso es que no solo Manu Vallejo ofrece menos partiendo desde la derecha. También Lekic entra menos en juego sin la cobertura del chiclanero y, por ende, el ataque cadista tiende cada vez más a ser más estático. Además, el derroche que Vallejo hace en la presión lo acaba pagando Correa, que cada vez con mayor asiduidad debe hacer frente a su extremo y a su lateral sin la ayuda del canterano, que poco a poco comienza a desinteresarse por su labor defensiva, entre otras cosas, porque por cuerpo y mentalidad no está hecho para correr de arriba hacia abajo. No es raro que, para alternar esas deficiencias en la banda, Jairo y Manu intercambien sus posiciones en determinados momentos tal y como se vio ante el Granada en algunas acciones.

2. Entra Salvi

A media hora del final del encuentro, Cervera se decidió por mover el banquillo y meter a Salvi en la banda derecha viendo el desajuste que había por la banda de Correa. El damnificado fue Lekic, que dejó su hueco de delantero centro a Manu Vallejo para qeu Salvi se hiciera con la banda derecha. Y aunque el sanluqueño no cambió demasiado el decorado sí que dotó al ataque de mayor nervio. Fue con Salvi en el campo cuando el Cádiz CF más se estiró aunque sin caer en la irresponsabilidad ya que Cervera se guardó bien al retener en el centro del campo a Edu Ramos y José Mari, con la ayuda en la contención y en el control de Álex.

Fueron estos momentos los que Cervera ‘dejó’ partirse al equipo aunque lo hizo a conciencia ya que desde el centro del campo hacia los dominios de Cifuentes el asunto estaba controlado. Solo los hombres de ataque (Jairo, Salvi y Manu Vallejo) podían permitirse el lujo de correr hacia delante sin preocuparse de los espacios que dejaban atrás.

3. Control 

A medida que se fue acercando el final del encuentro Cervera siguió confiando en la victoria pero siempre desde la madurez de no perder el punto que estaba en juego ante un rival que, para colmo, estaba haciendo todo lo posible por no perderlo. Sus cambios ofensivos vinieron a dar continuidad al juego que buscaba en su ataque: rapidez y banda. Así, Romera sustituyó a Manu Vallejo y a falta de conco minutos Perea relevaba a Álex para seguir contando con el balón.

Los cambios, especialmente el de Romera, dieron otro aire a la vanguardia amarilla pero cada minuto que pasaba era una llamada a la responsabilidad de no perder un punto lleno de sentido y valor.