Perea recibe una dura entrada de Eneko Bóveda.
Perea recibe una dura entrada de Eneko Bóveda.
Cádiz CF

La pizarra del Cádiz CF-Deportivo

El once de Cervera protagoniza el dominio de un partido lleno de madurez y sensatez
Por  17:10 h.

Más toque, menos gol

El Cádiz CF chocó contra un muro de nombre Deportivo. El equipo de Cervera tuvo que cambiar de registro nada más empezar un duelo ante un equipo en horas bajas ya que llegaba en puestos de descenso. Tal y como dijo el entrenador cadista, que el Dépor le entregara el balón desde el inicio era previsible puesto que lo normal en un equipo que busca salir de las tinieblas es poner las bases desde atrás antes que liarse la manta a la cabeza para buscar el ataque.

Como era de esperar después del descalabro en Alcorcón, Cervera le dio la vuelta a su equipo como a un calcetín y de una tacada, al igual que ante el equipo alfarero, metió ocho cambios. Siete más el canterano Franco, que sustituía al sancionado Espino. El resto, los conocidos Cifuentes, Cala, José Mari, Perea, Salvi, Nano Mesa y Álex que reemplazaban a David Gil, Sergio Sánchez, Bodiger, Alejo, Javi Navarro, Querol y Lozano.

1.Vuelta al 4-2-3-1

Con los cambios también regresó el sistema al que acostumbra Cervera. Y de paso, también se pasó al orden. Del 4-4-2 con Lozano y Javi Navarro como delanteros se pasó al 4-2-3-1 con Nano Mesa como referencia activa y Álex Fernández de enganche con Perea y Salvi abiertos en banda. Y lo cierto es que con este dibujo, además del planteamiento ultraconservador propuesto por el once de Anquela, se recuperó la pelota, además del orden.

Este Cádiz CF se está haciendo mayor, en el mejor sentido de la palabra, a pasos agigantados. Que ayer no ganase su encuentro se debió únicamente a la intachable táctica defensiva del rival y a la falta de fortuna en momentos cruciales como el cabezazo de Cala a la salida de un córner. Aunque no hubo muchas ocasiones, ni en un campo ni en otro, lo cierto es que el juego dominador del Cádiz CF se impuso a la racanería visitante y lo hizo con la posesión, algo que no está en los planes iniciales de un entrenador que casi que sin quererlo está dando con una tecla que siempre evitaba tocar.

2. Más posesión

El paso de los minutos y el escenario del choque pedían a gritos la salida de uno de los dos mediocentros destructores y la bajada a posiciones de creación de Álex. Y eso lo vio Cervera en el minuto 67 en el que introdujo a Caye y Alejo para sentar a Nano Mesa y José Mari. Álex pasó a la sala de máquinas dejando la mediapunta a Perea mientras que Salvi cambiaba de banda para situarse en la izquierda y dejar en la derecha a Iván Alejo. Arriba, Caye refrescaba el ataque por el canario sustituido.

Aunque el balón siguió siendo del Cádiz CF en la mayor de las veces, lo cierto es que las llegadas se producían más gracias a los balones parados que a jugadas ligadas. La muralla gallega se hizo inescrutable pero no por ello se descompuso un once amarillo sensato y valiente a la vez.

3. Vuelta a la dupla atacante

A falta de diez minutos Cervera quitó a Iza, con dolor en su muñeca, y retrasó al lateral a Salvi para dejar al equipo formado en un 4-4-2 con Querol y Caye en la punta del ataque. Precisamente, una jugada de Perea por la línea de fondo se quedó sin ninguno de los dos rematadores en la línea de gol en la que fue la oportunidad más trabajada de esta segunda parte del lado del Cádiz CF.

Conforme pasaban los minutos el equipo amarillo, llevado en volandas por su público, se fue con todo al ataque al tiempo que no descuidaba su territorio. A pesar de ello, llegó una ocasión de Aketxe tras unas manos de Marcos Mauro que bien pudieron ser penalti. En esta ocasión el VAR se tiñó de amarillo ya que también se dejó sin señalar un claro penalti en el área gaditana por claro agarrón de Cala a un delantero rival.