Machís protogonizó una jugada dudosa al filo del descanso.
Machís protogonizó una jugada dudosa al filo del descanso.
Cádiz CF

La pizarra del Cádiz CF-CD Tenerife

La sobriedad defensiva del once amarillo pone las bazas para que el ataque amarillo consiga jugar con mayor libertad y seguridad
Por  11:03 h.

Por orden y llegada

Estaba siendo un partido dominado por el Cádiz CF pero con la sensación que se respiraba en otros encuentros en los que los de Cervera no encontraban la llave de la portería contraria. Así pasó un primer tiempo en el que solo los balones parados de Aketxe y las internadas de Machís eran los elementos de esperanza para una afición que llegaba al descanso con la sensación de volver a estancarse en casa ante un rival cómodo con el empate.

Pero llegó el gol afortunado de Edu Ramos y el Tenerife se cayó como un castillito de naipes ante un Cádiz CF que tan solo tuvo que ordenase un poco más y dar un pasito al frente oliendo la sangre de un rival que desapareció del mapa.

1.Edu Ramos y José Mari en la sala de máquinas

No gustó mucho el once de Cervera aunque a medida que se vieron los movimientos sobre el campo el personal comenzó a respetarlo. El técnico se cargaba a Garrido y dejaba a Edu Ramos tras el desastre de partidos de ambos en Alcorcón. Rescató a José Mari para darle ese empaque perdido al centro del campo del Cádiz CF. Además, sacaba de la mediapunta a Aketxe para echarlo a la banda derecha y dejar al equipo con un 4-4-2 muy bien definido con Lekic y Querol en la punta del ataque aunque con el catalán más centrado en ser ese falso extremo diestro para darle la cobertura necesaria a Akexte en la construcción del juego.

Con este organigrama, lo cierto es que -salvando la primera jugada del encuentro en el que la defensa amarilla se despista y Cifuentes tiene que aparecer para evitar el gol- el Cádiz CF es un bloque compacto en su columna vertebral y vertical por banda izquierda, de mano de Machís, y derecha, de la de Correa, ayer, imperial de nuevo.

2. El gol cambia el partido y Cervera se gusta con los cambios

Sin duda, el gol a los tres minutos de la reanudación de Edu Ramos cambia la decoración y el guion del encuentro. El Tenerife queda desarmado y a merced de un Cádiz CF que se frotaba las manos mientras no dejaba de comportarse expeditivo en defensa, muy serio en el centro del campo y eléctrico en los metros finales. En definitiva, los ingredientes necesarios para finiquitar un partido que se le pone cuesta abajo gracias a un gol inesperado.

Así las cosas, pronto Cervera mete en el campo a Salvi para darle mayor verticalidad a la banda derecha y dejaba solo a Querol en la lanza de ataque al sentar a Lekic en el banquillo Con el sanluqueño en su puesto habitual, Aketxe se iba a la mediapunta hasta el minuto 64′, que dejaba su puesto a Jairo. Ya con el canario en la escena, Machñis pasaba a la mediapunta para dejarle la banda izquierda a Jairo, que aprovecharía sus minutos en juego para sentenciar el encuentro.

3. Machís acaba en punta con varias ocasiones

A falta de diez minutos, y ya con el marcador sentenciado, Cervera quitaba a Querol para contener algo el centro del campo con la entrada de Álex Fernández, que se colocaba en la mediapunta para dejar a Machís como hombre más adelatando, una posición en la que el venezolano es un peligro continuo con el marcador a favor.

Y lo cierto es que el Cádiz CF, con muy poco, pudo golear al Tenerife de no ser porque Machís, al que le anularon un gol por fuera de juego muy justo, falló dos manos a mano con Dani Hernández que afortunadamente no erró en Alcorcón. Los de Cervera se presentaban con rápidas transiciones, cuando no con saques de banda fugaces como el que Salvi le entregó a Machís, en el área rival, al que también se acercaban con lanzamientos en largos de Cifuentes peinados por los centrocampistas.

En conclusión, el Cádiz CF sumó tres puntos aparentemente fáciles gracias al orden táctico y a la claridad de ideas en los metros finales.