Sergio Sánchez debutó con el Cádiz CF ante el Sporting.
Sergio Sánchez debutó con el Cádiz CF ante el Sporting.
Cádiz CF

Capitán sin brazalete

Sergio Sánchez se convirtió desde el primer día en una referencia para sus compañeros
Por  18:07 h.

Venía de Primera, sin jugar. Se presentó en Carranza con aires de grandeza, de esos que corresponde a un jugador ‘top’. Con su gorrita y su atuendo tan de futbolista 2.0 de esos que tira ‘pa’atrás’ y con su bellezón de mujer presente, una modelo de talla internacional. Lo tenía todo para sospechar de él. Para colmo, un contrato a la altura del mejor delantero. Para más inri, a las primeras de cambio se lesiona cuando más se le necesita.

Pues bien, han pasado algo más de dos meses y todas esas dudas se han convertido no solo en certeza sino en halagos. Y de lo más merecido. Sergio Sánchez, casi que desde su debut ante el Sporting, se ha convertido en ese capitán sin brazalete por todo lo que ha dado al equipo. Seguridad, buen rollo, compañerismo y un empaque que se sale de lo propiamente futbolístico.

Verlo actuar en el campo ya es un ejemplo de profesionalidad. Cómo defiende al compañero, cómo se faja con uno y otro delantero, cómo se enfrenta, cómo está en todo. Es un espectáculo verlo empujar al equipo desde la retaguardia. Gane lo que gane (cerca de 250000 al año), lo vale. Y lo vale porque llegó a un equipo contra las cuerdas y cerca del precipicio y con él se ha venido tan arriba que en estas estamos, y está, hablando de ascenso.

Y si verlo jugar es una lección para cualquier chaval que se dedique al balón, escucharlo fuera del campo es un subidón por su forma de entender este juego, por la pasión con la que habla, por el convencimiento que tiene en lo que hace, por lo que se aprende cuando habla de cualquier asunto.

En definitiva, que dan ganar de ir al estadio a verlo con un vaquero roto y con boquetes y una gorra de esas americanas como las que él luce. Claro que sí, capitán.