Álvaro Cervera, se dirige al banquillo en un partido.
Álvaro Cervera, se dirige al banquillo en un partido.

Cádiz CF

Y ya sin Machís, un carril libre de ideas

La marcha del ‘vinotinto’ deja a Cervera el camino expedito para identificarse

Por  20:52 h.

Si Jairo se recupera, lo normal sería que jugase, pero el técnico tiene más opciones para cubrir la baja de su estrella. Y es que el Cádiz CF acaba de perder a su mejor jugador en el peor momento posible. En un principio, Machís se iba a perder la última jornada en Gijón pero la muerte de Reyes y posterior aplazamiento del encuentro ante el Extremadura han motivado que el internacional venezolano no pueda estar tampoco en el partido de este martes. El cadismo ya tenía el cuerpo hecho a esta ausencia y no queda otra que ‘positivar’ el asunto para no caer en la desesperanza.

De hecho, uno de los que debe estar haciendo una lectura más positiva de la baja de Machís es el principal damnificado de dicha ausencia. Y ese no es otro que Álvaro Cervera, un entrenador que lleva anteponiendo la calidad y verticalidad de Machís por encima del orden defensivo que en cierto punto ha perdido el equipo desde que el venezolano entró del tirón en los planes del entrenador cadista. Mucho se dice de que hay entrenadores cabezones , orgullosos hasta la médula y esclavos de sus ideas, pero en el caso de Cervera no puede decirse eso en torno a este asunto si se observa el trato que le ha dado al internacional vinotinto desde su llegada hasta su despedida. Titular sí o sí. Y en la banda izquierda pese a todo. Porque si Cervera no ha dudado nunca de que Machís debe jugar, sí que titubeó unas cuantas jornadas respecto al sitio que debía ocupar en la vanguardia.

El hecho de tener que mover a su ojito derecho, Jairo, le hizo replantearse la demarcación de un jugador que donde más aporta es partiendo de la izquierda, banda que le fue dada por derecho y propio y tras varios intentos frustrados de hacerle compartir la delantera con Manu Vallejo, la gran ‘víctima’ de la irrupción del jugador caribeño.

Asumido que el carril zurdo tenía dueño y señor, Cervera intentó (y medio consiguió) convencerlo de que debía ayudar en defensa aun siendo consciente de que para que destacase más arriba debía estar fresco y algo liberado de deberes farragosos. De ahí la de marrones que se ha comido Matos, otro de los daños colaterales de la explosión del internacional venezolano. Con todo y con ello, todos, desde Manu Vallejo a Jairo y pasando por Vallejo eran conscientes de que Machís tenía que jugar. Y por la izquierda. Y así se sigue pensando ahora que se lamenta su marcha.

Pero, agradecidos ya, toca mirar al frente y hacerlo con la confianza suficiente en un bloque que ha perdido de la noche a la mañana a sus dos máximos goleadores con ocho diana. Dieciseís goles, que se dice pronto. Se dice tan pronto como se ha despertado del golpe el vestuario cadista, que está convencido de que esta vuelta a los orígenes reforzará lo que este equipo siempre ha tenido más fuerte y desde donde ha forjado sus mejores victorias: el orden defensivo y la solidaridad en el trabajo de presión.

Sin apenas tiempo para hacerse una idea de lo que tiene que hacer este martes, Cervera le ha quitado el polvo a su pizarra preferia y más pronto que tarde volverá a diseñar un plan muy parecido al que le dio el ascenso en aquel inolvidable ‘play off’ de ascenso donde Salvi yAlvarito eran las alas de un equipo que volaba por las bandas mientras regresaba a la tierra bien sujeto por un centro del campo y una defensa sólida.

A la espera de Jairo; La idea es devolverle al canario la banda izquierda

Es la primera idea que circula por la cabeza de Álvaro Cervera. Y esa no es otra que devolverle la banda izquierda a Jairo para recuperar el juego por banda, tanto por la zurda como por la derecha, donde el entrenador cadista sigue confiando en que Salvi recupere esa chispa que parece haber perdido a pesar de sus incontables intentos de buscarla. La mediapunta sería para Aketxe, hoy por hoy y tras la marcha de Machís, principal arma de destrucción masiva que este Cádiz CF tiene en sus manos. Arriba estaría Lekic, el que parece ofrece más rendimiento de los numerosos delanteros similares que hay en nómina. De centro del campo hacía atrás, el orden defendido por la guardia pretoriana del técnico: Garrido y José Mari, que se situarían por la clásica defensa de cuatro.

Alternativas a Jairo; Matos (o Brian) podrían adelantar su posición

Si la idea predominante en Cervera es recuperar el juego por bandas al cien por cien y no puede contar con Jairo, que acabó la semana con molestias en su aductor, podría echar mano de uno de los tres laterales zurdos que tiene a su disposición. Lo normal es que Espino, que cuajó su mejor partido con el Cádiz CF la pasada jornada en Granada, se mantenga en el carril del ‘3’ por lo que Matos y Brian serían los descartes. No obstante, a Cervera le queda la opción de subir la posición a uno de estos dos zurdos naturales. Lo más probable es que mantenga el castigo a Brian, al que no convoca ya de forma definitiva parece ser. Queda la posibilidad de que el técnico le dé la alternativa como extremo izquierdo a Matos, un jugador que se muestra alegre en ataque pero que sufre demasiado en defensa.

Vuelta al triple pivote; Aketxe dejaría la mediapunta a Álex Fernández

En teoría, parece lo más probable aunque genere sus costes. De hecho, Álvaro Cervera ya ha alineado en más de una ocasión a un ataque controlado por un triple pivote con el que antaño se sentía muy seguro. Los irrenunciables José Mari y Garrido mantendrían el control en la sala de máquinas aunque con la ayuda extraordinaria de Álex Fernández, que se situaría de enganche propiciando el movimiento a la banda izquierda de Aketxe. En un perfil más de interior que de exterior por cuestiones lógicas, el vasco tendría que preocuparse muchísimo más de defender el flanco izquierdo para que Espino no tuviese doble trabajo. Lekic sería el delantero de un ataque que tendría en la banda derecha de Correa y Salvi su principal arma letal. Lo que parece en todo caso claro es que este reordenamiento solo se mantendría hasta la recuperación de Jairo, que devolvería a Aketxe a la mediapunta y a Álex al banquillo.