El director deportivo, Óscar Arias, y el presidente Manuel Vizcaíno.
El director deportivo, Óscar Arias, y el presidente Manuel Vizcaíno.

Cádiz CF

Vizcaíno: “El responsable para todo lo malo que pase en el Cádiz CF soy yo”

El presidente acepta las críticas de la afición aunque desea que sigan siendo dirigidas hacia él en vez de al equipo

Por  17:07 h.

El presidente del Cádiz CF, Manuel Vizcaíno, y el nuevo director deportivo, Óscar Arias han estados este martes en las tertulias que Radio Cádiz celebra en El Faro cada año. Sobre la mesa, muchos temas y algo de tensión dado la polémica existente en la cúpula de los órganos rectores del club amarillo que encabeza el mandatario sevillano. Pero una vez más, y en la misma línea que mantuvo hace dos semanas en la Cade Cope, Vizcaíno se negó a entrar a valorar todo y cada uno de los temas donde estaba relacionado Quique Pina. “El viernes viajamos a Tenerife y es lo único que me interesa”, decía cada vez que le ponían en la tesitura de hablar sobre la guerra que mantiene con el murciano.

El Cádiz CF sufrió una derrota el pasado domingo que en nada le preocupa al presidente según dejó dicho. “Si nos sobrepusimos a cosas bastantes peores como fue la derrota ante el Bilbao Athletic que nos dejaba al borde de la muerte, como es lógico una derrota en LaLiga123 no nos va a hacer perder la perspectiva. Tenemos que trabajar y para eso están los profesionales”, comenzó diciendo el sevillano.

Una vez más, a Vizcaíno le pidieron su dimisión desde fondo sur el pasado domingo, donde también hubo división de opiniones entre sectores en contra de la gestión del presidente y otros que no. Para el protagonista, la cosa está clara. “El que la fomenta (la división, se entiende) se equivoca porque todos tenemos que pensar que si el Cádiz CF pierde es una tragedia ya que el objetivo es que gane”, comentó abriendo la caja de la obviedad. Eso sí, sabe encajar los golpes porque todo va en el cargo. “Independientemente de eso, respeto lo que entiendan que tienen que pitar, aunque sólo les pido que esperen a que el partido termine para pitar. Y por supuesto, prefiero que se metan conmigo antes que con el equipo”, manifestó.

“Todos los cánticos que van contra la persona, molestan, pero no puedo decir que me afecten porque entonces me dedicaría a otra cosa. Además, esos cánticos vienen del fondo que es el motor de Carranza, pero también les pido que animen al equipo en los 90 minutos y que luego, si quieren y son libres, que lo son, me piten”, contestó.

Al presidente del Cádiz CF le gusta la ciudad en la que dirige un club y se enorgullece de seguir aprendiendo de ella. Es más, todos los paseos y a los sitios a los que va le sirven para medir el clima de cariño que la gente le pueda profesar. Y por lo que dice, sí, es uno más. “Me siento querido y lo repito muchas veces. Además, como paseo tanto por la ciudad, he intentado conocer a su gente, sus sitios. Siempre he sido un admirador de Cádiz”, repite cada vez que tiene la ocasión de decirlo.

Cuando se le pide que vea al Cádiz CF en un futuro, ante pone el nombre de la entidad al suyo. Y su discurso siempre es el mismo. “Este Cádiz CF va a pelear por consolidar un proyecto que tiene la obligación de crecer año tras año y dando los pasos que tenga que dar”. Y a continuación, vuelve a tirar de ‘populismo’ a la hora de encajar las críticas y recibir elogios. “Todos tenemos derecho a opinar y las criticas son buenas. Claro que algunas molestan y me quejo de forma privada, pero el responsable de todo para lo malo soy yo, pero para lo bueno es el Cádiz CF. Y quiero llevarlo a Primera”, insiste.

Aunque Vizcaíno se resiste a tocar el tema de Pina, el deber de cualquier periodista se sacarlo a relucir. Al sevillano se le pregunta el por qué de cargarse a un miembro del proyecto que tanto aportaba. “Me gusta mirar siempre para adelante. Lo he intentado y no ha podido ser”, dijo en una posible alusión a un acuerdo con Pina que nunca ha llegado. “El proyecto de Vizcaíno es autónomo y quiero que sea el del Cádiz CF más que el mío. Hay temas ya manidos de los que no quiero seguir hablando”, zanjaba saliendo por peteneras.

A colación de lo anterior, se le cuestionó por la junta de accionistas en la que se piensa cargar como consejero a Pina. Pero otra vez, ni mú. “El equipo sale para el Tenerife el viernes y eso es lo que importa. No quiero contestar”, decía rotundo.

Recientemente, el Cádiz CF se ha cargado del protocolo a Pina en los diferentes partidos. Igualmente, tampoco se le deja que baje a los vestuarios. Ante esto, Vizcaíno, aunque con evasivas, se muestra algo más tajante. “No es el trabajo de un consejero que está apartado de la gestión. Esos temas no creo que favorezcan al equipo. El vestuario es maduro y sabe lo que tiene que hacer en cada momento”, resolvía quitando importancia a que los futbolistas se puedan sentir desamparados sin la presencia del tándem murciano”.

El despido de Cordero ha sido una de sus últimas decisiones que no han gustado en el entorno. De entonces a ahora, Vizcaíno prefiere dejar pasar el tiempo “Yo no he hablado con Cordero. Hay que dejar pasar el tiempo para que cada uno reflexione sobre las cosas que han pasado. Tuvimos una relación buena y fluida y con eso me quedo.

Y de la marcha de Cordero a la llegada de Arias, con el que Vizcaíno contactó días antes para ficharlo una vez que ya había tomado la decisión de destituir al cartagenero.

Una vez evadido del tema espinoso que odia comentar, Vizcaíno habló con menos tensión del futuro. “Ahora mismo el Cádiz CF está al 15% del club que yo quiero”, dijo recordando su parte de responsabilidad en el club sevillista en la etapa de José maría del Nido. “Quiero contribuir a que el Cádiz CF sea un reloj como lo fue el Sevilla o lo está siendo el Huesca y a otros niveles, el Atlético”.

En el mismo sentido, Vizcaíno da un mensaje de confianza a la afición. “Es muy ilusionante como podemos acabar la temporada; ya daré los datos cuando esté testado”.

Un millón y medio para fichar en invierno

Sin salir del apartado económico, el sevillano lamenta que fue “una pena que la operación de Alvarito se retrasase tanto, si bien tuvimos diez días (para fichar). Fue una venta para crecer porque no nos olvidamos que tenemos que consolidar el proyecto”.

De cara al mercado de invierno, “tenemos dinero suficiente, (más de un millón y medio dejó entrever), para fichar”, asegura un presidente que salió en defensa de los delanteros que hay en estos momentos. “Me gustaría que no se minimice lo que tenemos en la delantera”, pidió en alusión a los Carrillo, Romera, Barco y Lekic.

La salida de Cordero ha complicado, y mucho, la renovación de Álex Fernández. No obstante, Vizcaíno no tira la toalla. “Llevamos mucho tiempo intentando renovarlo y dentro del equilibrio que tenemos que tener esperamos que fructifiquen las negociaciones”.

Arias, la renovación de Álex y su relación con Cervera

Al hilo de este tema, Óscar Arias añadió que el tema de Álex “está sobre la mesa. La voluntad de todos es continuar. Y me queda una charla con él, que cuando la tenga y le presente el proyecto que tengo pensado, hablaré con Juanma López”, su representante.

No se habla de otra cosa en los mentideros cadistas que del juego del equipo desde que Cervera llegó al banquillo. En este punto, Arias se muestra rotundo. “Me gusta cuando se gana y los estilos todos son válidos. Lo importante es que el entrenador sepa sacar partido a los mimbres que tiene. Este Cádiz CF juega de una manera muy definida y este año está costando pero tenemos la experiencia de estos años atrás para que las cosas acaben saliendo”, manifestaba el onubense.

Sobre la plantilla que se ha encontrado, Arias no tiene problemas en elogiarla. “El equipo trabaja fenomenalmente. Las ideas y los conceptos están asimilados, queda ejecutar mejor las cosas. Hay plantilla para ilusionarse”, dice sin ponerle diques al mar.

Desde que ha llegado al Cádiz CF, Arias se agarra a un discurso de unidad. “Vengo a sumarme a un proyecto que está en marcha, no a iniciar mi proyecto. Después de hablar con el presidente tengo las cosas claras de cuáles son los objetivos y de pensar en qué se puede mejorar. Es evidente que la plantilla no es mía, pero si te llama una institución Cádiz CF , con un presidente tan inconformista sé que es Manuel, es imposible decir que no por los valores que se me presentan atraen mucho.

Arias dice que su relación con Cervera es “muy normal. Somos hombres de fútbol, que junto al resto de técnicos tenemos el objetivo de que el Cádiz CF funcione. He venido aquí a sumar y a ayudar y para trabajar con él para aportar soluciones y dar mis perspectivas de las cosas en las que pueda aportar”.

Aunque el tema de Pina casi que es tabú, Arias ofreció su opinión de lo que puede estar pasando en cualquier vestuario cuando hay un oleaje en la directiva como el que hay en el Cádiz CF. “Estamos hablando de un vestuario de fútbol profesional. Y al final esto lo mueven los resultados. Desde fuera igual no se conoce las reglas que rigen dentro, pero lo que quiere un vestuario es ganar partidos y que las cosas funcionen. No he tenido ninguna dificultad porque esto es fútbol profesional, y en donde a los futbolistas no le preocupan esas cosas; solo interesa jugar. Todos vamos de aquí para allá y estamos sujetos a esos cambios”, argumenta con sincera frialdad.

Acaba de firmar para cubrir la ficha de Juan Hernández a Sergio Sánchez, su primer fichaje. Pero donde tiene que acertar sin duda es en el (posible) delantero, para el que tiene un millón y medio de euros para gastar. Ya avisa que antes del mercado de invierno no habrá prisas aunque se tenga posibilidad de firmar a un jugador en paro. “El dinero está donde tiene que estar, en el Cádiz CF, y cuando se pueda y de la mejor manera posible será trasladado al Cádiz CF. No hay que olvidar que ahora el mercado es muy reducido y a lo mejor no somos capaces de encontrar lo que queremos porque las opciones son muy limitadas. No traeremos a ningún jugador si no tenemos las cosas claras”, aclaró.

Por último, y antes de aprobar con nota la gestión de su antecesor, Arias no dio pistas de por dónde irán los tiros cuando llegue el momento de reforzar al equipo y dar algunas bajas. “Tenemos que matizar qué necesitamos para el equipo pero lo haremos con el entrenador a nivel interno porque hacerlo ahora sería devaluar a determinados jugadores y originar una polémica innecesaria”, dijo con razón.