Manuel Vizcaíno, presidente del Cádiz CF.
Manuel Vizcaíno, presidente del Cádiz CF.

Cádiz CF

Vizcaíno habla mientras Pina ya piensa en su regreso

El presidente del Cádiz CF hace balance de 2019 en la televisión local

Por  14:02 h.

El presidente del Cádiz CF, Manuel Vizcaíno, quiso cerrar el año en el programa El Submarino Amarillo de Onda Cádiz TV, en el que repasó lo que ha dado el año recién acabado y las aspiraciones a las que luchará el que recién ha comenzado.

Como se recuerda, el pasado año comenzó con la polémica detención de Quique Pina, entonces consejero delegado del club. Dicha actuación policial, con entrada incluida en las oficinas del Cádiz Cf, motivó que el presidente cadista decidiera desposeer al murciano del cargo de consejero delegado relegándolo a consejero raso. Pasado el año, el sevillano explicaba lo que ha dado de sí una relación que acabará con los dos protagonistas en los juzgados. “Hemos intentado siempre tomar decisiones buscando el beneficio de la entidad. Las cosas se han ido precipitando y desgraciadamente algunas de modelo acelerada, para que el modelo de gestión se haya tenido que definir absolutamente porque entendíamos que cualquier otra cosa afectaría al club”, argumentó para explicar el motivo por el que comenzó, hasta acabar con él en la últimas junta de accionistas, sus medidas para sacar a Pina de cualquier puesto representativo dentro del club.

En la última junta de accionistas, Vizcaíno contestó sin reparo en dejar claro que a él le importa tanto los beneficios que tenga el club como los suyos propios. En este sentido, se volvió a repetir. “En mi vais a encontrar una persona que busque el interés del Cádiz CF, que también es el mío. El que no crea en el modelo de gestión que estamos implantando en el Cádiz CF irá saliendo del barco. Las decisiones que tomo lo hago por el interés del proyecto, para sanear el proyecto y para evitar cualquier tipo de injerencia en el proyecto, y así lo seguiré haciendo”.

Otra de las sacudidas que ha dejado la gestión de Vizcaíno fue la destitución del mismo director deportivo que le ha dejado en las arcas de club cerca de siete millones de euros. En este asunto, el se reafirmó en la postura tomada con Juan Carlos Cordero. “Entendí que era lo mejor para la entidad dentro de la convulsión que había alrededor de la figura de Quique Pina. Le dí un voto de confianza al principio de la temporada porque creí que darle ese voto nos hacía sumar y a partir de ahí se fue desarrollando el trabajo hasta que se tomó la decisión”. Y es que se dejó de contar con el de Cartagena porque, según Vizcaíno, “entendíamos que podía afectar al día a día de la entidad, el dar un cambio de rumbo. Si no nunca íbamos a terminar de darle vueltas al si yo he dicho tú has dicho. Aquí las cosas buenas las hace el Cádiz CF y las cosas malas el presidente, y ya no hay dudas al respecto”, manifestó para aludir a esa afirmación que dejó dicho poco después de acabar con Cordero en la que se refería a que se había acabado ya la bicefalia que padecía el club en cuanto a sus dos dirigentes.

Como es sabido, Cordero mantiene un pleito con el club de Vizcaíno a cuenta de una renovación firmada en época de Pina y que invalidó Vizcaíno, el que se refiere a ello de la siguiente manera. “Nosotros le hicimos una oferta adaptada a las posibilidades que entendía que tenía el club en esos momentos y es algo que se resolverá” en los juzgados y que va camino de ello.

Vizcaíno repite constantemente que en su modelo de gestión no entra Pina, sin embargo, su gestión de sustenta gracias las ventas de Álvaro García y Aridane, algo que el presidente considera vital para el crecimiento del club. Y es que Vizcaíno explicó que el Cádiz CF del futuro pasa por “crear alrededor de una marca consolidada una ilusión y unas expectativas para que todo lo que se acerque a esa marca crezca. Si crece más tiene que salir, como es el caso de Álvaro García, y si no llega a esas expectativas también tiene que salir”.

Y mientras Vizcaíno habla, Pina planifica su regreso

Y mientras el presidente del Cádiz CF Manuel Vizcaíno hace balance de la temporada pasada en la televisión local, el que fue su consejero delegado en el Cádiz CF y al que tiene, le guste o no, como socio en Locos por el Balón, una sociedad que va camino de la disolución, empleaba su cuenta personal de Instagram para mandar un mensaje al cadismo junto a una imagen en la que aparece con el abogado Enrique Labrador, también despedido por Vizcaíno del Cádiz CF.

Quique Pina, con dos amigos. A su izquierda, Enrique Labrador.

Quique Pina, con dos amigos. A su izquierda, Enrique Labrador.

“A por el 2019, el año de nuestro regreso donde hemos dejado todo sembrado”, decía el mensaje publicado en Instagram y al que acompañaba con corazones amarillos y azules. Queda claro que el murciano seguirá luchando y pronto se prevé que comience la batalla legal una vez que Locos por el Balón comience a disolverse.